Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Mundo Bicicleta

Las 21 etapas/lecturas de esa «carrera horrenda» que es el Tour de Francia

Publicado

en

WorldTour 2022 – TopPost

Las piezas iniciales de “Plomo en los bolsillos” abren con trazo cronológico de los primeros años del Tour de Francia, aquella carrera que se corría en pistas al aliento del precipicio y la amenaza de ataque de osos asilvestrados. Capítulos deliciosamente atractivos de esos primeros años de aventura e inconsciencia que culminaron en la descripción la carrera como algo horrendo en boca de aquellos que hollaron Tourmalet, Aubisque y cia hace 102 años.

Transcurrido ese siglo y pico, lo cierto es que el Tour conserva intacta esa mermelada de esencia aframbuesada y dulce para el espectador y agria con sus participantes. Hoy como entonces, una veintena larga de etapas sirven para atravesar Francia de punta a punta. Ese recorrido es el que hacemos por los 21 puntos clave de este año, esas perlas que la carrera nos ha dejado con algunas de las lecturas que nos han dado estas tres semanas de julio:
1ª etapa: Bradley Wiggins afirma que el camino a la gloria pasa por más allá de lo que ocurra en Francia lo que dura la carrera. Un compromiso firme y fiel con el ciclismo no excluye ganar el Tour.
2ª etapa: La acción u omisión de Chris Froome ha salido cara en concepto de imagen a Team Sky. El descontrol en que el equipo ha caído en ciertos pasajes ha sido lo más entretenido de la carrera.
3ª etapas: André Greipel con lo mejor de la casa a sus órdenes no ha podido más que empatarcon Mark Canvedish que vista la dejadez, obligada, de su equipo en las llegadas masivas ha hecho casi un pleno de triunfos sobre las opciones presentadas.  
4ª etapa: Bonitos descubrimientos como Col de la Croix, Grand Colombiere, Planche des Bonnes Filles y otro altos que le han dado un excelente color de novedad a la carrera.
5ª etapa: Luis León Sánchez omite muchos tópicos como ese rendimiento lagunar que ofrece en las grandes citas. El murciano firma una carrera llena de protagonismo y sobretodo una crono, por fin, entre los mejores y al nivel de las expectativas que se le suponen.
6ª etapa: Cadel Evans es cabeza visible de una generación que surgió en los años de plomo de Armstrong y que se despide los mejores logros: Leipheimer, Kloden, Horner, Basso, Vinokourov,…
7ª etapa: A pesar de que muchos han criticado el desarrollo de la carrera no debemos dudar de que visto lo visto, los mejores dieron su medida y ahí quedó el resultado. Vincenzo Nibali, la esperanza blanca frente al Sky, es un excelente ciclista pero sus límites siempre ha sido estos.
8ª etapa: Fabian Cancellara es lo único bueno que le ha pasado a Radio Shack en estas tres semanas de carrera. Una desdicha de equipo –coronado paradójicamente como el mejor de la carrera-  que disolvió su poca solidez a diario.
9ª etapa: Carrera de ausencias, y ello es una obviedad. No cabe duda de que los que no fueron de la partida han tenido diversas circunstancias para no salir, pero se les ha echado de menos, qué caray.
10ª etapa: Paulatinamente el Tour recupera apellidos franceses para su cuadro de honor. Excelente factura de la clase media de este ciclismo centenario que quiere reconquistar los albores perdidos.
11ª etapa: Nueva generación llamado a la puerta a porrazos. Thibaut Pinot, Tejay Van Garderen,… ciclistas que vienen para quedarse.
12ª etapa: Fenomenal carrera de Peter Sagan cuyos techo sólo el azar puede dibujar, pues a cada jugada sabe mejorarla a la siguiente. Un ciclista con registros irrepetibles, como no veíamos desde Laurent Jalabert.
13ª etapa: Resultado español acorde con la realidad del mismo. No era normal que con el deterioro que éste sufre, nuestros ciclistas dominaran de la forma que lo han hecho.
14ª etapa: La primera semana de la carrera abofeteó las opciones españolas. No cabe duda que el infortunio es una lotería caprichosa, pero qué curioso resulta ver que los mismos rara vez suelen estar en las montoneras.
15ª etapa: El Tour recupera el dogma de un atleta completo para triunfar y creo que lo ha logrado. La inclusión de dos cronos un acierto a la par que justo para el balance de la carrera.
16ª etapa: Alejandro Valverde enjuaga en los Pirineos una carrera que definitivamente debe entender no es suya. Sin brillar en ningún terreno en concreto siempre encuentra uno o unos mejores que él.
17ª etapa: Dignísima carrera del Euskaltel, el equipo que perdió a su líder de entrada y aupó  un excelente ciclista como Gorka Izaguirre a estar delante en cada día importante.
18ª etapa: La carrera 2.0 sugirió momentos más atrayentes que la propia competición física. Las disputa de las parejas de Cavendish, Wiggins y Froome dieron afiladas interpretaciones a la realidad que sus cónyuges intentaron maquillar.
19ª etapa: Definitivamente Thomas Voeckler es un ciclista de masas, que enciente los corazones del aficionado como sólo él sabe hacer, como sólo Bettini, Jalabert, Virenque,… lograron.
20ª etapa: Haimar Zubeldia descubrió en el epílogo de la carrera unas dolencias que estuvieron cerca de dejarle de una trayectoria deportiva que en este Tour ha levantado un nuevo monumento a una andadura discreta pero efectista.
21ª etapa: El año que viene más. Dicen que será la madre de todas las carreras, la edición número 100. Que no se engañen todo está en las piernas de los ciclistas y la mentalidad que éstos sepan plasmar en su obra.
Foto tomada del facebook del Tour de Francia
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Shimano – Leaderboard 1024×300

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. C.S.DelAlamo

    23 de julio, 2012 En 17:01

    Hoy después de la última etapa del Tour de Francia, a mi particularmente me invade una "sensación de vacio" que sólo me suele pasar cuando termino una buena novela.Has hecho un maginifico resumen de lo que ha sido la "mejor" carrera del calendario ciclista y yo me quedo con las etapas 5ª,12ª y 20ª.Y no nos engañemos todo lo que esté por pasar, está en la mente y las piernas de los ciclistas…

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

JoanSeguidor.com

Denominación de origen Flandes: los flandriens

Publicado

en

Tour de Flandes Bkool JoanSeguidor
WorldTour 2022 – TopPost

Así nació el producto más genuino de Flandes, los flandriens

El aire es viscoso y denso, casi tangible al tacto de nuestros dedos. Plomizo. Cunetas por donde rara vez asoma un rayo del sol. Humedad, frío que se clava en los huesos, que amilana el alma. Que atenaza. Flandes es una tierra vecinal, íntima, pero pasional, de flandriens. Lo que fueron zanjas impracticables hoy son tesoros que atraen a medio mundo por que evocan lo que fue este deporte en su esencia.

Dos semanas después de la sofisticada San Remo, la rural región flamenca surge de entre los adoquines.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Fue en 1993 cuando alguien en esa cuña alargada entre Valonia, Países Bajos y Francia se le ocurrió hacer algo así como la denominación de origen Flandes.

Ante el rodillo de la modernidad que aplacaba los adoquinados senderos frente a alisadas rutas, se quiso salvaguardar un testimonio largo y alto de lo que ha sido esta tierra desde hace cien años. un diminuto lugar que guarda la esencia ciclista mundial.

Lessines es una localidad cercana a Geraardsbergen, justo al sur.

Si la visionáis en Google Maps veréis a que su izquierda se erige una enorme cantera. Un poco más al este está Quenast, en la frontera con la proscrita región valona. Otro lugar reventado, una cantera lo delimita por el sur.

De ambos sitios surgen los perfectos y aristados bloques que componen las alfombras adoquinadas de lugares de culto como Berendries, Koppenberg, Bosberg,…. S

on esos pedrolos grises y abruptos sobre los que rebotan los mejores “flandriens” desde hace cien años.

Pero… ¿qué es un flandrien?

Echando mano de literatura del lugar, encontramos una descripción muy exacta de la amplitud del término.

Amante del mal tiempo, su rostro está castigado, trabajado por los elementos.

El flandrien original llevaba en cruz el tubular, el último de estos fue, dicen Albéric «Briek» Schotte, un armario ropero de los años cuarenta con un físico que abrumaba con el cuchillo entre los dientes cuando olía el triunfo.

Aquellos personajes calzaban bicis de acero, plomizas y contundentes, de trece kilos y les gustaba saber que una «gélida brisa» les iba a acompañar por el recorrido.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Flandes, a diferencia de otras carreras, no paró ni siquiera por la ocupación nazi. S

u creador, del cual otros dieron cuenta de forma extensa, fue lo que en la época se llamaba un colaboracionista. Al punto fue su comunión con las fuerzas de ocupación que los cruces y cunetas flamencas se cerraron con policías alemanes esvástica en brazo. El diario que siempre alimentó su leyenda, el Het Nieuwsblad, tuvo que ver como otro, el Het Volk, emprendió una carrera del mismo nombre como respuesta a la alineación con el considerado enemigo en esas terribles fechas.

Aquí sin embargo, cuestiones políticas al margen, De Ronde son dos palabras mayúsculas que se impresionan en decenas de cajas de latas de Coca Cola en los supermercados.

Porque más de cien años no se cumplen todos los días y no desde en una carrera que hace de seña al mundo de una tierra que se conoce sobre ruedas finas y frágiles.

Foto tomada de Cycling in Flanders 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El rampante león de la bandera de Flandes

Publicado

en

Flandes bandera JoanSeguidor
WorldTour 2022 – TopPost

El león llena la bandera amarilla de Flandes

Flandes, amarillo, por otro lado: Tres colores verticales visten la bandera belga: negro, amarillo y rojo.

Repartidos equitativamente, en tercios, cada color tiene su qué. El negro viene de la armadura, el amarillo por el color del león de las armas y el rojo procede de la lengua y dientes de ese león. No siempre fue así. Hasta hacer su enseña una réplica de la tricolor francesa, ésta era horizontal y con ésta combatieron el rodillo de los Austrias en el siglo XVIII.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Bélgica es un país que alcanzó la independencia en 1830. Sus colores vienen heredados de la heráldica de Brabante, la región central de un país polarizado por dos vertientes muy opuestas en todo: Flandes y Valonia.

En la primera la vida es rural y vecinal, la otra es industrial y afrancesada. Ni mejor, ni peor, diferentes.

Sin embargo son cuatro las grandes regiones belgas.

En medio, Bruselas, color púrpura y flor de lys en medio, flor amarilla por cierto.

Al sur, encajada en montañas, al final de las Árdenas, territorio hostil y bélico, la región alemana, también llamada Limburgo, con león desafiante, casi flamígero rojo y nueve rosas, tantas como ayuntamientos.

Encima de ésta Valonia, la patria de la Lieja y la Flecha.

Su bandera es un gallo, semi protectorado francés.

La bandera de Flandes es otro cantar, harina de otro costal. La verán mucho estos días. Prácticamente sondeará el camino de los pelotones desgajados por estas carreras dibujadas por el demonio. Curva, viraje, giro, contra giro, pasarán mil veces por el mismo lugar, por el mismo cercado, primero bajando, luego en transversal, después subiendo.

Un laberinto en medio de la nada, de pequeñas colinas que fueron atravesadas por la metralla de dos guerras mundiales.

Ciclismo en Flandes Koppenberg JoanSeguidor

El león negro sobre fondo amarillo es la bandera de Flandes y casi diría que la del ciclismo.

Sólo algunas otras se podrían medir a ella, la ikurriña vasca, inspirada en la Union Jack, y la luxemburguesa –la civil, que es de franjas azules horizontales con león rampante coronado y con dos rabos- muy frecuente en los muros que van a Lieja cuando los Schleck guardaban opciones de victoria.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

La bandera flamenca echa raíces en 1302 cuando Pieter de Coninck la desplegó en la batalla contra los franceses en la ciudad de Kortrijk. Hay dos versiones de esta bandera, adoptada como la oficial flamenca hace poco más de cuarenta años.

Una, la formalmente establecida en los libros, que es amarilla con un león negro y la lengua roja. La otra no diferencia la lengua del rampante animal, que también es negra, porque de esta manera se omite el vínculo con Bélgica.

Esta es la más usual en la Ronde, en Harelbeke, en la Kuurne, en la Het Nieuwsblad,… es la bandera independentista.

La categoría del león flamenco es tan grande que dos ciclistas fueron apodados con tan viril etiqueta. En los años cincuenta, mientras Italia se relamía las heridas de la guerra entre Coppi y Bartali, el tercer hombre, Fiorenzo Magni, hacía historia en Flandes. En la década pasada Johan Museeuw se ganó también el apodo. Ambos fueron leones, y no unos leones cualquiera, leones de Flandes.

Imagen tomada de deronde1.wordpress.com

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Mundo Bicicleta

Ciclismo en Flandes, por las rutas que construyeron la fe

Publicado

en

Ciclismo en Flandes JoanSeguidor
WorldTour 2022 – TopPost

Recortes peregrinos de una ruta que abrió para nosotros la profundidad del ciclismo en la tierra de Flandes

Nos cuentan que el «flandrien» es un ciclista duro, que compite hasta que su rostro se torna irreconocible, que cruza la meta con un brillo especial en la cara y el pelo húmedo, que angula sus brazos, acerca el mentón al manillar y baja la espalda porque no ve más acá del umbral del dolor.

Es un tipo que no se queja, que no mira al cielo cuando pone el pie en la ruta.

Shimano – Leaderboard 1024×300

El «flandrien» auténtico» calzaba bicicletas de acero de trece kilos, llevaba el tubular a modo de chaleco y desparramaba su capacidad física, que no era poca, por el itinerario.

Oudenaarde JoanSeguidor

Ni Toni ni un servidor somos «flandriens», somos en todo caso, admiradores venidos del sur, para acercarnos lo más posible en esas sensaciones originales que cincelaron uno de los ciclistas más idealizados del universo de la bicicleta.

Nosotros no partimos hacia la conquista del Tour de Flandes, en todo caso, ser parte del lugar, donde no es difícil pasar desapercibido si vas en bicicleta.

El cielo está blanco, a veces azul «habéis traído el sol con vosotros» bromean, pero la lluvia nos va a respetar.

El frío flota en el ambiente, es noviembre, mediados, la hoja ha caído, y la que no mecha de ocre un paisaje por lo demás lineal, salpicado de alguna pequeña colina, que seguramente encierre algún adoquinado tramposo.

Son unos cinco grados.

Dries Verclyte, nuestro anfitrión de Cycling in Flanders, nos invita a una ruta por algunos de los parajes que cada año vibran no sólo con De Ronde, también con muchas de las grandes carreras del calendario belga y otras, las menores, que sirven para inocular este amor por el deporte, el paisaje y la tierra que en Flandes se llama ciclismo y que es una cultura que trasciende a lo meramente cotidiano.

ciclismo en flandes ruta en bicicleta JoanSeguidor

Los primeros kilómetros nos llevan de Oudenaarde hacia la base del Oude Kwaremont.

«Recibiréis un gratificante masaje y gratis» bromea Dries que aprovecha para señalar al horizonte: «Ahí, donde ese pequeño campanario blanco, tienes la cima del Koppenberg».

El ciclismo en Flandes es relajante: rodar sin más intención que respirar su aire, cortante por el frío, algo reseco, estamos a unos 100 kilómetros en línea recta de la costa, entremezclado con los «aromas» que vienen de las continuas granjas que dejas a los lados.

Es relajante por que no vamos enfilados en un pelotón con cien lobos jugándose el pan y por que el viento ese día estuvo en calma.

Los elementos también hacen el ciclismo de Flandes.

También lo es por el tráfico, casi inexistente en muchos tramos, con una completa red de carriles exclusivos para bicicletas que dejan ajeno a ese peligro que quita el sueño a muchos ciclistas.

Pronto llegaremos a la base del Oude Kwaremont, desde hace siete años, el punto clave en la decisión del Tour de Flandes, desde el momento que instaurara el circuito que actualmente decide la carrera.

Es una subida de dos tramos, unidos por un falso llano intermedio.

En él adivinamos que los laterales permiten «navegar» ajenos al adoquín, que es molesto, maltrecho, llevando tu ruta a un completo azar.

«Aquí no es tan importante la cadencia, como en los grandes puertos del Tour, aquí hay que tirar de cuádriceps, de fuerza, chepazos, parte central del manillar y para arriba» sugiere Dries en el asfalto que precede la subida.

El adoquinado tiene algo de «panza» por el centro, conviene irse a los lados, pero no mucho para no correr la suerte de Peter Sagan, a cuarenta por hora, cuando se enganchó a la valla y se fue al suelo Naessen y Van Avermaet con él.

Fue en la edición que ganó Gilbert, cincuenta kilómetros escapado, desde la escabechina de Boonen en la capila, Geraldsbergen, emblema que no podemos visitar, pues queda algo más alejado.

El Kwaremont queda atrás y viramos hacia el Paterberg

Si el primero se va a más de dos mil metros, éste no llega a los 400.

En su base, momentos antes de abordarlo, a nuestra derecha dejamos una granja, una más, podríamos pensar, per ésta es curiosamente de un animal andino, de llamas ¿qué haría ahí?

El Paterberg es un espejismo, una recta en mejor estado que el Kwaremont que parece una rampa de despegue, que gana desnivel según subes.

La inclinación final brilla, el sol ciego del otoño, casi invierno, flamenco, ilumina pero no calienta, le da al lugar un aspecto onírico que nos distrae de la verdadera dureza de la rampa.

En la cima del Paterberg tomaremos ruta a la izquierda, deshacemos por otra carretera el camino hecho, porque Flandes en estos lados, es estrecho, íntimo y revirado, un sorteo de curvas y contracurvas que pone en ventaja a la gente del lugar, de ahí que dos tercios de las ediciones De Ronde hayan sido para ciclistas del lugar.

De Ronde: Si el Kwaremont ha sido el muro + frecuentado el Paterberg tiene el desnivel + pronunciado, un 20,33% en su aliento final


Dries nos pone al corriente, vamos camino al Koppenberg.

Sobre el Kopperberg alecciona: «Ninguna otra carrera lo cruza, sólo el Tour de Flandes y eso que estuvo varios años sin subirse. Es sin duda el tramo más duro y en peor estado de todos los de la zona«.

Si una subida ilustra el ciclismo en Flandes es el Koppenberg.

Y así nos sumergimos en esa atmósfera que estrecha, recargada, no diría que asfixiante, pero sí mística, oscura, con recodos ponen en alerta nuestra máquina, una suerte de «toro bravo» que no se deja domar.

El Koppenberg es salvaje, el espacio es el que es, escaso y la estrechez obliga a ser certero en la trayectoria, más si eres parte de la manada de lobos que opta a la gloria en la meta de Oudenaarde.

Su pico de pendiente rebasa el 19%.

Ciclismo en Flandes Koppenberg JoanSeguidor

Nos sentimos «flandriens», no tanto por nuestro rendimiento, como por formar parte del paisaje, participar de la tortura de un firme hostil, cuyo hormigueo te acompaña durante los primeros metros de llano que siguen cada adoquinado.

Pero al ciclista medio le gusta sentir ese dolor que le aproxima sus ídolos, en un escenario que tiene árboles por techo y restos del reciente Koppenbergcross, el de «todos los santos» que tuvo lugar días atrás.

Coronar su recta final es haber atravesado el tramo más auténtico de De Ronde, un espacio para la ensoñación que habla de lo complicado que es todo esto para un pro.

«Decididamente son de otra pasta» convenimos arriba.

La ruta, perfectamente señalada de forma perenne, prosigue hacia la calle del Tour de Flandes.

La sucesión de ganadores escritos en el suelo, con su año, nos advierte de lo trascendente del lugar.

ciclismo en Flandes estatua creador del Tour de Flandes JoanSeguidor

Antes de llegar a la mitad, el memorial de Karel Van Wijnendaele recuerda al creador de la carrera, hace más de cien años, siguiendo el patrón de otras grandes competiciones ciclistas: ante la necesidad de contenidos que ayudaran a vender más diarios, se organiza una carrera que no era otra cosa que una vuelta a Flandes, en el más estricto sentido de la palabra, con salida y llegada a la ciudad de las tres torres, Gante.

324 kilómetros tuvo aquella locura en 1913, años previos a la Gran Guerra que tantos capítulos se cobraría en los campos de Flandes, los que hoy mecen el mejor ciclismo del mundo.

La ruta prosigue por las flechas del Tour de Flandes dirección la cota favorita de Tom Boonen, ahí donde siempre gustaba tensar la cuerda.

El Taaienberg es una recta de medio kilómetro en la que la primera selección tenía lugar.

El sitio de Tom, el corredor que venera una esta región entregada al ciclismo, el digno portador del tesoro que un día guardó Johan Museeuw, como Stijn Devolder, como Peter Van Petegem y esos contemporáneos que un día nos abrieron la puerta de ese sueño que es el ciclismo en Flandes por un viaje que justo acaba de comenzar.

Continuará…

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Destacado

Cuando la bicicleta desterró al caballo

Publicado

en

WorldTour 2022 – TopPost

Entre los logros de la bicicleta, cabe reseñar cuando sacaron el caballo de las calles

El caballo fue un animal domesticado por el hombre desde tiempos de la prehistoria. Con los años pasó a ser un elemento clave en la movilidad individual, llegando a su apogeo en el siglo XIX. Sin embargo no todos podían permitírselo. Un caballo exigía unos cuidados de personal competente y entendido que sólo la aristocracia y alta burguesía podían costear. Con el tiempo hubo transporte colectivo movido por fuerza animal, pero los costes seguían siendo altos e incluso los espacios para atenderlos bien, en urbes a veces de plano medieval, escasos. El caballo además se fatigaba y el trayecto a pie se cubría en menos tiempo con frecuencia.

Llegaron entonces los ingleses con el pragmatismo que les caracteriza para sacar el “caballo mecánico” o también “hobby horse”, la evolución de la draisiana, el invento de Karl Drais que se demostraba más rápido que el caballo de toda la vida. Ese invento era el predecesor de la bicicleta y “galopaba” a buen ritmo en la mente de la sociedad con la popularización de carreras como la Burdeos-París o la París-Brest-París, incluso la singular Viena-Berlín en 1893 sobre el mismo trazado que se había cruzado tiempo antes a caballo.

Shimano – Leaderboard 1024×300
DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400



El resultado de aquella prueba fue concluyente. Los ciclistas fueron el doble de rápidos que los caballeros. Casi 31 horas de los primeros frente a las 72 de los segundos sobre nada menos que 582 kilómetros. Un medio el doble de rápido y cuatro veces más económico, los números se imponían y la gente empezó a valorar su forma de moverse por las ciudades.

El caballo había sido hasta el momento ejemplo de caché y prestigio, tenerlo era la evidencia de que la vida te había ido bien o que pertenecías a una familia adinerada, pero su profusión hacía invivibles las ciudades del momento. En 1902 París albergaba un parque “caballístico” de 102.000 unidades, aquello era insostenible, y no sólo en coste, también en higiene y suciedad, con la propagación de enfermedades que ello implicaba.

En contra la bicicleta crecía en prestigio. Asociaciones de velocipedistas y afines empezaron a hacer campaña, a desdeñar antiguos mitos del prestigio y poderío del caballo y divulgando las facilidades del nuevo transporte. Sería la primavera de la bicicleta, su primera explosión, en medio de ciudades donde nada sobraba y asegurar las tres comidas diarias era un reto. Sería la instalación de la flaca hasta que llegó la explosión del motor y los coches en los años cincuenta.

Hoy vemos muchas similitudes con aquella sociedad apestada por la suciedad e incomodidades que implicaba el transporte en caballo: cambiad este noble animal por el coche, mirad lo que son cada mañana nuestras ciudades en cuestión de atascos y veréis que el momento que algunos presumimos histórico se vivió hace cien años con un éxito…

Imagen tomada de Attelages-magazine.com

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

TWITTER

De mayor quiero rodar como Dries De Bondt
Para quienes hace no tanto decían que Alpecin eran VDP y cía
#Giro2022

La historia del travesti que acosó a @eduardochozas es de lo mejor de la jornada. Tenia un parmesano para él.
Aunque mejor es oír a Ares hablar sobre su físico #Giro2022

Bolonia
Qué puta barbaridad de Ciudad
En esa iglesia de inconclusa fachada fue coronado Carlos V
https://go.ivoox.com/rf/87151450
#giroparacuriosos con @FAremberg y @TuristaVuelta
#giro2022

Load More...

Lo + leído

X