Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Mundo Bicicleta

La chicas ciclistas que se cruzaron en mi camino

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

En mi vida entre ciclistas he coincidido con no pocas chicas

Sobre chicas y ciclistas, Esta es la pregunta que me hizo nuestra compañera y amiga Ada Xinxó, después de leer hace unos días en este mal anillado cuaderno mi entrada sobre lo que había viajado en bicicleta durante el confinamiento… sin moverme del salón de mi casa:

«Jordi, ¿tantos viajes en bicicleta durante el confinamiento y no has encontrado ninguna cicloaventurera  que te acompañara en tus largas sesiones de rodillo?»

Mi respuesta fue, sin lugar a dudas, que tenía toda la razón, que tendría que haber encontrado una aventurera ciclista… ¡para escaparme con ella!

Bromas aparte, sí que le dije que yo había conocido algunas de ellas en persona.

Y le puse algunos ejemplos y le prometí que hablaría de ellas en próximas entradas.

Y aquí estoy, para cumplir mi palabra y hablaros de aquellas chicas ciclistas que yo conocí en mi sociedad de toda la vida. 

Era un club modélico a todos los niveles.

Podría explicar por qué me tuvo enamorado durante casi 20 años ininterrumpidos, saliendo siempre con ellos todos los sábados de excursión.

Con ellos… y ellas, por supuesto, porque lo importante a destacar de aquel club es que siempre había contado con un grupo muy amplio de chicas de todas las edades y niveles de forma, claro está.

En este sentido, lógicamente, para mí nunca había sido nada raro ver a chicas montando en bici, por supuesto.

Estoy hablando de principios de los años 90, cuando me di de alta en aquel club, pero es que en aquella asociación ya había mujeres que habían comenzado a salir en bici nada menos que en la década de los 80.

Era el caso por ejemplo de Ana, la chica más veterana de todas ellas, que a sus 50 años se enganchó a practicar este deporte.

 

En aquella época, como podéis imaginar, hacerse socia de un club ciclista era algo todavía raro, a no ser que tuvieran algún padre o marido que las hubiera animado a apuntarse y a disfrutar junto a ellos de las deliciosas salidas en bici de fin de semana.

Con Ana mantuve largas conversaciones encima de nuestras bicicletas.

Me gustaba escucharla.

Ella, a su edad, siempre explicaba que parecía la madre de todas las chicas del club.

Sería por veteranía, porque su aspecto físico era el de una persona mucho más joven.

Además ella nunca se desenganchaba del grupo fácilmente y daba bastante guerra a sus queridas compañeras más jóvenes.

Me comentaba que pedalear le había dado muchísimas satisfacciones y me remarcaba la importancia de hacer deporte.

Gracias a su marido se hizo socia de aquella entidad, para seguirlo en su bendita locura, algo que ha hecho hasta estos últimos años.

Ana, por su ímpetu, su manera de ser y su buen hacer, no tardó en ocupar un puesto en la junta directiva, impulsando desde su secretaría no sólo la organización de eventos como marchas cicloturistas y salidas especiales, sino también, claro está, la promoción del cicloturismo femenino, algo en lo que triunfó indiscutiblemente y cuyos frutos se ven hoy en día, siendo uno de los clubes con más chicas en sus diferentes grupos de participación.

Ella, como muchos otros y otras, comenzó a pedalear con el grupo «C», el más tranquilo y el que hacía las salidas más cortas, si es que se pueden llamar cortas a excursiones entre 60 y 70 kilómetros.

 

Pero enseguida saltó al grupo «B», más numeroso, más batallador y con recorridos mucho más largos de hasta 100 km o más.

Siempre recordaba con ilusión todos los kilómetros que había hecho con su bici y explicaba con orgullo su mayor logro consistió en recorrer el Camino de Santiago en 11 días.

Pero como os decía, había muchas más chicas ciclistas.

Entre ellas también recuerdo a Merche, una auténtica apasionada de la bici, que ya desde muy joven aprovechaba cualquier oportunidad para salir con ella.

Empezó haciendo cicloturismo de alforjas en unos tiempos en el que era rarísimo ver en nuestro país a este tipo de cicloturistas, ya fueran hombres o mujeres.

A ella esta modalidad la cautivó desde el principio, disfrutando del esfuerzo, del paisaje, de la compañía y viendo cómo su forma física mejoraba.

Siempre recordaba con cariño su primera participación en una marcha como la Tres Naciones:

«¡qué emoción a la salida! ¡Qué lucha por poder seguir la rueda de algún ciclista! ¡Y qué placer llegar a meta, con la faena hecha y esa reconfortante sensación de cansancio y disfrute a la vez!».

Durante muchos años participó en todas las marchas posibles.

Tenía auténtica predilección por la Quebrantahuesos, la Marmote o la Hubert Arbes.

Luego cambió de registro y comenzó con la larga distancia: cuantos más kilómetros, mejor.

No paró hasta conseguir finalizar la París-Brest-París: 1200 kilómetros completados en 83 horas.

Una auténtica pasada, aunque su mayor disfrute era salir con el club, en el que siempre encontraba un grupo de gente que se adaptaba perfectamente a su ritmo, compartiendo su afición con todos ellos.

[elementor-template id=»36790″]

 

De entre todas aquellas chicas ciclistas también tuve la satisfacción de conocer a Ariadna, la más joven, que ya desde bien pequeñita le apasionaba ir en bici haciendo excursiones con su destartalada BH en inolvidables veranos hasta lugares, que en aquel momento a ella le parecían muy lejanos.

Cuando se enganchó definitivamente a la práctica del cicloturismo nos explicó que fue por varios motivos:

«la sensación de deslizarte sobre el asfalto, la dureza de los puertos, la nueva dimensión que adquiere el paisaje a la velocidad del ciclista y, sobre todo, la buena compañía y el buen ambiente que siempre hay en este mundillo».

El club para ella se convirtió en un lugar de encuentro que le permitió hacer muchas amigas formando un buen grupo de chicas ciclistas, con las que salía regularmente, participando juntas en muchas marchas y compartiendo muy buenos momentos sobre la bici.

También fue una gran luchadora para conseguir que las marchas no dieran la imagen habitual de un inmenso pelotón de chicos ciclistas en los que alguna vez se veía una chica solitaria.

Aunque siempre, con una gran sonrisa, explicaba cómo el hecho de ser poquitas participantes en las marchas contribuía a que el público las animase con mucha más fuerza que a los chicos, quienes veían cómo al paso de ellos los gritos menguaban.

Decía que las chicas solían crear una especie de fraternidad femenina entre ellas, saludándose, charlando, y sin preocuparse si una la adelantaba o era ella quien lo hacía.

Era tanta su inquietud por el bajo número de mujeres que practicaban el ciclismo de carretera, que incluso elaboró un trabajo de investigación para el boletín de aquel club, porque sentía curiosidad por conocer con exactitud la participación real de féminas en estas citas ciclistas.

Sabía que eran bajas, pero… ¿cuánto?

No os voy a marear ahora con cifras y números, pero llegó a la conclusión que un 5% de participación femenina en una marcha -en aquella época- se podía considerar todo un éxito.

Este tanto por ciento podía aumentar si la marcha era menos dura, más corta y menos competitiva, o cuando a un recorrido largo se le daba la opción de uno corto.

También dejó evidente que en Francia había mucha más participación femenina ya que existe más cultura ciclista y es por este motivo que las mujeres se lanzan a la carretera para participar mucho más en las marchas.

Este estudio ya tiene unos años y parece que hoy en día todo esto está cambiando.

Muchas mujeres ya empiezan a sentirse mucho más cómodas en el cicloturismo actual, al poder disponer de bicicletas en las que las grandes marcas ya tienen su versión femenina y, sobre todo, porque éstas ya no son tan caras como aquellas bicis pioneras de hace unos años.

También ayuda la existencia en el mercado de material y ropa exclusiva para ellas.

Esto es básico, claro está.

Para finalizar, recuerdo también como la propia Ariadna nos explicó una jugosa anécdota de cuando en aquellos años se formó de manera casi espontánea un grupo de chicas ciclistas bajo el nombre de «me tendréis que esperar».

No creáis que era un grupo exclusivo de mujeres, pero sí que eran muchas las que se juntaban todos los fines de semana para salir en bici.

Lo anecdótico de este nombre se debe a la manera en cómo surgió, de una forma natural.

Cada nueva integrante que se incorporaba a las salidas era habitual oír de “motu proprio”: ¡me tendréis que esperar!

Como Ariadna nos explicaba, a muchas de las incorporaciones sí era necesario esperarlas, pero en otros casos no sucedía así.

A fin de cuentas, cada una rodaba a su ritmo, pero al final todas se esperaban las unas a las otras.

Un gran gesto del cual tendríamos que aprender todos.

Ana, Merche y Ariadna: tres ejemplos de motivación, de superación, de maneras de entender el cicloturismo, pero sobre todo tres espejos donde las chicas ciclistas puedan mirarse y verse reflejadas para continuar saliendo a la carretera a pedalear.

Foto: Ariadna

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mundo Bicicleta

La Sea Otter Europe pondrá el foco en el ciclismo urbano

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

El crecimiento del ciclismo urbano no será ajeno a la Sea Otter Europe

La edición 2021 de la Sea Otter Europe internacional será el punto de inflexión en la movilidad en las ciudades, ciclismo urbano en definitiva.

El festival quiere poner el foco y promover su crecimiento y concienciación junto al territorio Costa Brava – Girona y en especial este año también de la mano de Littium by Kaos como marca urbana. Y es que la urgencia climática es latente y poco a poco debemos buscar soluciones para mitigarla.

La edición 2021 del festival internacional será el punto de inflexión en la movilidad urbana, en la que el festival quiere poner el foco y promover su crecimiento y concienciación junto al territorio Costa Brava – Girona y en especial este año también de la mano de Littium by Kaos como marca urbana. Y es que la urgencia climática es latente y poco a poco debemos buscar soluciones para mitigarla.

Para ponernos en contexto, el Acuerdo de París es el primer acuerdo universal y jurídicamente vinculante sobre el cambio climático, adoptado en la Conferencia sobre el Clima de París (COP21) en diciembre de 2015. A raíz de este acuerdo se describieron un conjunto de 50 acciones para alcanzar los objetivos del pacto para 2050.

Aun así, 2020 ha supuesto un año de reflexión y de autocrítica que ha planteado la urgencia y necesidad de ir más allá, estableciendo el reto de pasar de una reducción del 40 % de las emisiones para 2030, a una de al menos el 55 % para 2030.

La industria del ciclismo tiene un papel clave para esta transición ecológica

El compromiso por parte de la industria del ciclismo está hiendo a ritmo para formar parte de este cambio. Y a pesar de que la movilidad sostenible y el uso de la bicicleta todavía plantea retos, también es cierto que sus ventajas superan en creces los motivos por los que querer formar parte de este proceso de transición ecológica.

Sea Otter Europe quiere promover y motivar este cambio hacia un ciclismo urbano más sostenible. Como evento internacional y de carácter europeo, quiere servir de altavoz para todas aquellas marcas vinculadas a dicha causa, para que se siga construyendo este camino que a largo plazo supondrá una mejora sustancial tanto de calidad de vida, como de salud y de disminución de nuestro impacto al medio ambiente. Y es la industria del ciclismo, la que puede acelerar este cambio para poder alcanzar el nuevo objetivo para 2030.

Girona y la Costa Brava, el sitio perfecto para promover la movilidad urbana

Desde hace años, Girona y la Costa Brava se han convertido en una capital ciclista europea por ser la primera residencia de corredores profesionales en activo de las grandes citas ciclistas (Tour de Francia, Giro de Italia, etc), además de ser una ciudad adaptada a nivel de movilidad para el público ciclista (tanto en el ámbito de servicios como de infraestructuras).

Y en consecuencia se ha construido como el hub del estilo de vida ciclista europeo por su gran concentración de tiendas de ciclismo, coffee shop y empresas organizadoras de rutas ciclistas, entre otras, con una clara tendencia a ser una ciudad totalmente sostenible y amigable, y orientada a la movilidad urbana.

Littium by Kaos se suma en las acciones de movilidad sostenible del festival

Este 2021 la marca Littium by Kaos, una marca de pedigrí eléctrico y de origen vizcaíno, conocida por sus modelos de bicicletas urbanas, sumará fuerzas con el festival para seguir impulsando la movilidad urbana.

Tal y como explica el director de márquetin de la marca, Carlos Núñez «en nuestro país la movilidad es una carrera de fondo. No se trata sólo de vender bicicletas, sino de transmitir a la sociedad en su conjunto y la clase política y autoridades la necesidad de cambiar el paradigma de la movilidad hacia modelos más sostenibles y, además, más saludables.»

Ciclismo urbano en la Sea Otter Europe: Littium Girona Urban Ride

Es por esto, que para seguir promocionando la practicidad y beneficios de la movilidad urbana en bicicleta y con un aire lúdico, nace la Littium Girona Urban Ride.

Una actividad pensada por y para las visitantes más urbanitas, que se añade al programa deportivo de la Sea Otter Europe.

Una salida en grupos de quince personas, por el centro de la ciudad y en bicicleta eléctrica. Con un recorrido ideal para conocer sus rincones, descubrir sus monumentos, tomar un tentempié y hacer una foto de grupo para enmarcar la experiencia.

Una actividad pensada para disfrutar juntos de las bondades de pasear por Girona en bicicleta urbana y eléctrica, y en el marco de la Sea Otter Europe durante el fin de semana del 24-25-26 de Setiembre 2021.

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

En el Pordoi de Fausto Coppi

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

En el Pordoi Fausto Coppi goza de memoria eterna

«Escenario inmortal«. Así definían nuestros amigos Juanto y Ander el mítico Passo Pordoi en un artículo publicado en Pedalier tras ver la senda que abrió Fausto Coppi.

Un puerto que lo describían como épico más por su historia y belleza que por su dureza contenida.

En efecto, estar en esta cima legendaria, a 2239 metros de altura, uno tiene la sensación de formar parte de la historia del ciclismo y más concretamente de la del Giro de Italia.

Si entras en el hotel Savoia, el primer refugio que hay subiendo desde Arabba, podrás contemplar en su interior, colgados de la pared, fotos y recortes de periódicos antiguos con las crónicas de las hazañas de Fausto Coppi en el Pordoi.

Y muy cerca de aquí está el reciente monumento dedicado a Gilberto Simoni, inaugurado el 3 de julio de 2011, con motivo del «Gibo Simoni Pordoi Day», una fiesta en su honor, como homenaje por su reciente retirada de la competición y en su puerto preferido: el Pordoi.

DT – Swiss 400×100

Cambrils Movil 400×100

Cruz 400×100 Banner Landing

Lo más curioso es que el monumento es una bici auténtica de Gibo (una Wilier), protegida por una estructura metálica con forma de ciclista y asentada sobre una gran roca, que además contiene una placa con la lista de todos los corredores del Giro que han ganado la Cima Coppi en los años que el Pordoi era el punto más alto de la carrera.

Y ahí está la bici y nadie osa ni tocarla.

Pero el auténtico tesoro para el cicloturista es pararse y hacerse una foto junto al magnífico monumento a Fausto Coppi que hay en la cima, tanto para el que lo ha ascendido por la vertiente de Arabba, la más bella, con sus 33 tornanti, vueltas y revueltas marcadas en orden numérico y señalando siempre la altura, o bien por el que lo ha hecho por la de Canazei también con sus 27 curvas, eso si no tiene que esperar su turno y hacer fila ante la cantidad de grupos de ciclistas que quieren inmortalizar el evento.

2

La escultura está enmarcada con un telón de fondo magnífico: las montañas del Grupo del Sella y es obra del joven maestro italiano, artista y restaurador, Lorenz Martino. Nacido en mayo de 1976 y con sólo 23 años recibe el encargo de la Comune di Canazei (Val di Fassa) de crear un monumento dedicado al «Campeón de Campeones» en el Pordoi.

Sin duda, por su gran habilidad artística, ya demostrada desde su infancia, le confían esta gran obra, aunque su especialidad es la madera, al joven Lorenz le gusta experimentar con diferentes materiales y decide que su trabajo será en bronce.

Costa Daurada 400×100


Gran canaria 400×100

Se lanza de cabeza con mucha ilusión en esta nueva experiencia y se pasa un mes entero dibujando el proyecto, modelando y creando, hasta que después de varios meses, en julio del año 2000, completa su obra, una prueba de la capacidad artística de este joven maestro.

Creada con 600 kg de arcilla y después fundida en bronce, la escultura tiene unas dimensiones de 2.30 por 2.20 metros y descansa sobre un enorme bloque de piedra, con un peso total de más de dos toneladas.

El monumento a «Il Campionissimo» representa a Coppi en el centro del plano con una perspectiva elipsoide, saliéndose de la escena en plena carrera, flanqueado por el público, los tifossi que le dan alas entre la multitud. Grazie mille, Lorenz!

Por Jordi Escrihuela, desde Ziklo, sueños ciclistas 

Continuar Leyendo

Ciclistas

Robert Marchand: La increíble historia del ciclista más que centenario

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

Este 22 de mayo ha fallecido el ciclista más que centenario, Robert Marchand

Robert Marchand es un joven de 109 años que nació en Amiens el 26 de Noviembre de 1911 y nos ha dejado este sábado de mayo.

Ex bombero y ex boxeador, vio cómo su afición por la bicicleta se truncaba por las dos guerras mundiales que vivió. Siempre fue un apasionado del ciclismo, retomando la afición cuando se quedó viudo a los 78 años, porque pensaba que si se quedaba en un sillón viendo la tele estaba perdido.

Hace cuatro años se convirtió en el ciclista centenario más rápido en la distancia de 100 kilómetros, al recorrerla en 4 horas, 17 minutos y 27 segundos en el velódromo de Lyon, a una media de 23 km/h, el 28 de septiembre de 2012, sin dar muestras de fatiga, aunque reconoció que en los últimos kilómetros sintió cierto dolor en una mano y en el trasero.

Pocos minutos después de completar las 300 vueltas del velódromo, Marchand aseguraba que: “No había hecho esto para ser campeón, lo he hecho para probar que la raza humana, a condición de no hacer excesos, puede vivir bien hasta los cien años”.
Ya en febrero de 2012 batió en un velódromo de Suiza el récord de la hora para centenarios, que fijó en 24,25 kilómetros.
Ambas pruebas fueron homologadas por la Unión Ciclista Internacional (UCI), que creó la categoría de centenarios gracias a Robert Marchand.

La proeza de Marchand ha despertado una gran atención mediática en Francia y del público que se acercó a seguir su hazaña, que no dudó en pedirle autógrafos a este joven con años que firmó con agrado.
Sonriente y orgulloso, aseguró que durante toda su vida apenas ha hecho excesos, nunca fumó, no bebió demasiado alcohol y cuidó mucho su alimentación.

El único doping que conoce es su vaso de vino tinto en cada comida, ya que probó las bebidas energéticas, pero dice que le daban dolor de estómago y que lo único que necesita es agua con un poco de miel.
Antes de batir el récord, y como preparación, hizo los cien últimos kilómetros de la París-Cambrai, afirmando que “me pareció menos duro, porque hay cuestas y, como no voy muy deprisa, las subo bien, pero al bajar no tengo que pedalear. En el Velódromo no puedes parar de pedalear en ningún momento”.

Ha corrido ocho Burdeos-París, cuatro París-Roubaix y doce Ardechoises, pero él no quiere ser tratado como un fenómeno.
Robert Marchand no descarta afrontar en el futuro otras pruebas similares y eso sin necesidad de complejos sistemas de entrenamiento, ni hormonas, ni testosterona, ni EPO, ni ninguna otra clase de trampas, porque ganar con trampas es perder. Queda claro que todo se puede alcanzar sea cual sea la edad. Las hazañas de Marchand, son un aliciente para que nos motivemos a seguir sus pasos.

Gracias a Martina Marchand, su sobrina, a la que desde aquí le agradecemos sus gestiones por ponernos en contacto con Gérard Mistler, su mánager y gran amigo, y organizador nada menos que de la Ardéchoise, ciclo-sportif en la que Robert participa anualmente. «Creo que es un ejemplo humano de los beneficios de la bicicleta», nos dice entusiasmado Mistler.

Gracias a Gérard, pudimos acercarnos a este ligero gran campeón de 51 kg para sus 151 cm de estatura.

Mr. Marchand… ¿cuándo empezó en esto del ciclismo?

Empecé muy joven, con tan sólo 14 años y por ese motivo tuve que correr bajo un nombre falso. ¡Y sin embargo ahora con más de 100 años soy famoso por mis récords!

¿Qué ha querido demostrar con un hito prácticamente irrepetible?

La verdad es que yo sólo quería hacer algo especial para mi cumpleaños número 100 y pensé ¿y por qué no?

Dicen de usted que es un poco cabezota…

Pues sí, si me encuentro bien, lleno de energía y con mucha motivación, cuando tengo una idea en la cabeza nada me detiene.

DT – Swiss 400×100

Cambrils Movil 400×100

Cruz 400×100 Banner Landing

¿Cómo fue la preparación para el récord de la hora?

A los tres meses de mi cumpleaños dejé mi residencia en Mitry-Mory, cerca de París, para trasladarme al World Cycling Centre de la UCI en Aigle, Suiza, para preparar mi asalto a la hora en su velódromo. Mi amigo Gérard Mistler fue el que presentó la solicitud oficial para realizar la prueba.

Y la adaptación a la pista ¿qué tal fue?

Pues me tuve que familiarizar con la pista cuatro días antes a la fecha del intento. En principio, mi capacidad para rodar durante una hora no iba a ser problema, pero sí la pista… ¡no había corrido en pista desde hacía más de 80 años!

Imaginamos que le gusta mucho más la carretera…

Sí, prefiero montar en bici al aire libre, pero por aquellas fechas nevaba en Suiza y yo no quería coger la gripe, jajaja. Así que no tuve más remedio que con mi coach Magali Humbert tuve que ir aumentando horas de sillín mientras se acercaba el día del desafío.

¿Es aburrida la pista?

Hombre, la pista es pequeña y uno no para de dar vueltas y vueltas, siempre controlando que no me suba el pulso y así puedo seguir y no encontrarme ni siquiera cansado.

Es cierto… ¿qué le dicen los médicos?

Aunque no lo parezca siempre sigo el consejo del médico y me ha dicho que no pase de 110 pulsaciones y eso hago, aunque un día, subiendo una colina empinada, subí a 134, pero mejor evitarlo.

Costa Daurada 400×100


Gran canaria 400×100

Suponemos que está vigilado bajo estricto control médico…

Los electrocardiogramas dicen que tengo el corazón en excelentes condiciones, aunque conozco mis límites y de un tiempo a esta parte he decidido no pasar de los 100 km porque quiero seguir pedaleando durante algunos años más, aunque los médicos dicen que tengo el cuerpo como si tuviera 70 años.

Venga Mr. Marchand, explíquenos su secreto…

Nunca he abusado de nada, ni del tabaco, ni del alcohol. He tenido la suerte de no tener ningún problema de salud importante. En lo único que me he excedido ha sido trabajando… ¡me retiré con 89 años! ¡Ah! Y siempre estar de buen humor.

¿Qué consejos daría a los jóvenes que llegan a la jubilación?

Que se mantengan en movimiento, que hagan ejercicio físico regular. A mí esto me hace funcionar todo el cuerpo y me mantiene flexible. Si con 80 años hubiera comenzado a jugar a cartas me habría quedado inmóvil, pero yo no podía, nunca he sido capaz de mantenerme quieto.

¿No cree que es un ejemplo increíble para todos?

Pues yo no me considero para nada excepcional, sólo soy una persona normal.

Y esta gran cita nos la dice alguien que nació nada menos que antes de que se hundiera el Titanic.

Por Jordi Escrihuela

Este miércoles cuatro de enero Robert Marchand asalta el récord de la hora

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El rampante león de la bandera de Flandes

Publicado

en

Flandes bandera JoanSeguidor
Shimano 2021 Junio

El león llena la bandera amarilla de Flandes

Flandes, amarillo, por otro lado: Tres colores verticales visten la bandera belga: negro, amarillo y rojo.

Repartidos equitativamente, en tercios, cada color tiene su qué. El negro viene de la armadura, el amarillo por el color del león de las armas y el rojo procede de la lengua y dientes de ese león. No siempre fue así. Hasta hacer su enseña una réplica de la tricolor francesa, ésta era horizontal y con ésta combatieron el rodillo de los Austrias en el siglo XVIII.

Bélgica es un país que alcanzó la independencia en 1830. Sus colores vienen heredados de la heráldica de Bramante, la región central de un país polarizado por dos vertientes muy opuestas en todo: Flandes y Valonia.

En la primera la vida es rural y vecinal, la otra es industrial y afrancesada. Ni mejor, ni peor, diferentes.

Sin embargo son cuatro las grandes regiones belgas.

En medio, Bruselas, color púrpura y flor de lys en medio, flor amarilla por cierto.

Al sur, encajada en montañas, al final de las Árdenas, territorio hostil y bélico, la región alemana, también llamada Limburgo, con león desafiante, casi flamígero rojo y nueve rosas, tantas como ayuntamientos.

DT – Swiss 400×100

Cambrils Movil 400×100

Cruz 400×100 Banner Landing

Encima de ésta Valonia, la patria de la Lieja y la Flecha.

Su bandera es un gallo, semi protectorado francés.

La bandera de Flandes es otro cantar, harina de otro costal. La verán mucho estos días. Prácticamente sondeará el camino de los pelotones desgajados por estas carreras dibujadas por el demonio. Curva, viraje, giro, contra giro, pasarán mil veces por el mismo lugar, por el mismo cercado, primero bajando, luego en transversal, después subiendo.

Un laberinto en medio de la nada, de pequeñas colinas que fueron atravesadas por la metralla de dos guerras mundiales.

Ciclismo en Flandes Koppenberg JoanSeguidor

El león negro sobre fondo amarillo es la bandera de Flandes y casi diría que la del ciclismo.

Sólo algunas otras se podrían medir a ella, la ikurriña vasca, inspirada en la Union Jack, y la luxemburguesa –la civil, que es de franjas azules horizontales con león rampante coronado y con dos rabos- muy frecuente en los muros que van a Lieja cuando los Schleck guardaban opciones de victoria.

La bandera flamenca echa raíces en 1302 cuando Pieter de Coninck la desplegó en la batalla contra los franceses en la ciudad de Kortrijk. Hay dos versiones de esta bandera, adoptada como la oficial flamenca hace poco más de cuarenta años.

Una, la formalmente establecida en los libros, que es amarilla con un león negro y la lengua roja. La otra no diferencia la lengua del rampante animal, que también es negra, porque de esta manera se omite el vínculo con Bélgica.

Esta es la más usual en la Ronde, en Harelbeke, en la Kuurne, en la Het Nieuwsblad,… es la bandera independentista.

La categoría del león flamenco es tan grande que dos ciclistas fueron apodados con tan viril etiqueta. En los años cincuenta, mientras Italia se relamía las heridas de la guerra entre Coppi y Bartali, el tercer hombre, Fiorenzo Magni, hacía historia en Flandes. En la década pasada Johan Museeuw se ganó también el apodo. Ambos fueron leones, y no unos leones cualquiera, leones de Flandes.

Imagen tomada de deronde1.wordpress.com

Continuar Leyendo

TWITTER

Quienes pensaban que Alpecin-Fenix iba a ser Van der Poel y cia han errado el tiro.
El equipo, sin ser un World Tour, ha sido la bomba de la temporada, la otra manda de lobos, una máquina de ganar que compite con las grandes estructuras.

https://joanseguidor.com/alpecin-fenix-hay-otra-manada-en-el-peloton/

Hasta del nene meando que hay detrás de la Grande Place habla esta gente de @ACDPeloton
Gran programa y esperando los siguientes

https://www.ivoox.com/mundial-acdp-ya-estamos-aqui-repaso-a-audios-mp3_rf_75837584_1.html

Así se retira un grande del ciclismo, desde el podio, a lomos del arcoíris, con los tuyos, escuchando tu himno... recordar a Tony Martin como uno de los grandes croners que jamás hemos visto.

Foto tomada de @Ciclismoafondo_

https://joanseguidor.com/tony-martin-ciclista-retirada/

#Flanders2021

La quinta edición de la Ciclobrava es un vergel de ciclismo tranquilo por las rutas que van de Girona al corazón de la Costa Brava dentro de la @SeaOtterEurope

https://joanseguidor.com/sea-otter-europe-ciclobrava-2021/

Load More...

Lo + leído