Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

¿Dónde está la prometida mejora de Pierre Rolland?

Publicado

en

Valiente repaso le ha pegado Oleg Tinkov al ciclismo, como nota de despedida, no deja palo por tocar, a este excéntrico ruso se le puede tachar de muchas cosas, pero no hilvana sentencias sin más, aunque a veces las adorne de tonterías, por esa boca salen impactantes verdades, que contadas de forma irreverente, parecen frivolidades.

Siempre me ha gustado la relación que tiene el magnate ruso con Jonathan Vaughters, un “entrepreneur” ciclista que también sembró de frases para la posteridad hasta llegar hasta donde llegó. Tinkov tilda su Cannondale como el “Mickey Mouse” del pelotón, rara vez escuché equivalente tan fino y bien llevado.

Recordaréis un post de hace tiempo en este mal anillado cuaderno en el que nos asombramos por las palabras de Vaughters cuando tomó la medida de quién era Pierre Rolland. Hablaba de un ciclista anclado en el pasado, que entrenaba como en los setenta. Un típico producto francés, “demodé”, que en sus manos daría los frutos deseados, porque él, adalid de lo que sea, le haría entrenar acorde a los tiempos.

Cuando empezó el Tour estuvimos atentos a Rolland, y lo metimos en la lista de los “a seguir” para ver si el equipo norteamericano sacaba de él el rendimiento que los del Europcar, menudo recadito para Bernaudeau, nunca atisbaron en tal ciclista.

Tres semanas después podemos decir que Rolland está dónde estaba, si no un poco peor, porque al menos cuando vistió de verde ganó un par de etapas en el Tour, una en Alpe d´ Huez, a Alberto Contador, nada menos, gentileza de Samuel Sánchez, que pareció gregario del francés más que otra cosa.

Volviendo sobre los pasos de Rolland, lo cierto es que no arrancó mal el Tour. Concentrado, seguro, su elegancia sobre la bici emergía en las primeras etapas decisivas, ahí entre los grandes nombres, hasta que el motor empezó a flaquear y acabó descolgado. Las caídas pusieron de su parte, pero creo que a Rolland es complicado sacarle del atolladero ya. A partir de ahí, con la lluvia salpimentando la situación, acabó como un nazareno para cumplir con su obsesión de llegar a París.

Rolland no ha hecho nada especial en el Tour por el mero hecho de pertenecer al Cannondale y trabajar con Vaughters, no es que nos alegre, pero prueba que esta mal llamada familia ciclista está poblada por todo tipo de miembros desde auténticos bocachanclas a cuñados en mesa de Navidad, y esta categoría quedó Vaughters.

Por cierto que hablando del Cannondale, mirad las declaraciones de los ciclistas del equipo verde al llegar a París, un bonito documento con excelentes fotos.

Imagen tomada de www.sbs.com.au

INFO

Disfruta de una etapa de la Vuelta por los parajes de Somiedo

Continuar Leyendo
1 Comentario

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclistas

#PodcastJS Oscar Freire: «Yo sé cómo se ganan mundiales»

Publicado

en

Siempre es interesante escuchar sobre ciclismo y vida a Oscar Freire

Hay algo que sucede cuando hablas con Oscar Freire, y es que emerge su eterno atractivo, como ciclista, pero también como persona y conversador.

Su visión del ciclismo parece alejada, por ese carácter despreocupado que luce, pero sabe bien de lo que habla y el terreno que pisa.

Durante más de cuarenta minutos, Oscar Freire nos habla de sus hobbies, de sus salidas en BTT, de la industria de la bicicleta, del ciclismo español, de los ciclistas que han venido para cambiarlo todo, de esas carreras que tanto le gustaban a él y ahora hacen furor y hasta de ser seleccionador.

Freire disfruta de la ganada «jubilación» con una ristra de aficiones que no nos pueden sorprender más, por lo variado y extenso del contenido.

Pero ello no le quita de estar al tanto del ciclismo y lo que sucede, está de hecho muy al día y disfruta como un aficionado más de una generación que admite perfecta para darle grandes momentos al aficionado.

No descarta aspirar a ser un día seleccionador nacional y mira a Peter Sagan, quien aún no está fuera de la carrera por el cuarto mundial, ese que nunca pudo ganar y que te haría único en la historia del ciclismo.

«Yo sé cómo se gana un mundial» es nuestro titular, y Oscar Freire tiene razón, se hizo hasta con tres, los tres en desenlace similar, al sprint o el grupo reducido, pero en circunstancias muy diferentes, por que un día sorprendió a todos (Verona 99), otro fue el más rápido del pelotón sin estar en la terna de grandes candidatos (Lisboa 01) y a la tercera consiguió todo, ser el más rápido siendo el más vigilado de cara al final (Verona 04).

Cuánto extrañamos aquellos años e incluso sus desenlaces míticos como el de Zabel en San Remo.

Imagen: Sportyou

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



 

 

Continuar Leyendo

Ciclistas

¿Qué ciclista quiere ser Joao Almeida?

Publicado

en

En el Joao Almeida ciclista hay muchos matices por concretar

En las líneas reforzadas del UAE, la llegada de un ciclista como Joao Almeida pasaría desapercibida si no fuera uno de los corredores que más miradas ha sabido concitar.

El luso es uno de los corredores que mejores comentarios levanta de una parte de la afición y aunque son merecidos,, no sabemos el motivo exacto, pues su carrera, aunque va a otro ritmo respecto a otros compañeros de generación, tiene tantas ventanas abiertas que, sinceramente, no sabemos qué esperar de él.

No sabemos a qué podría dedicarse en el futuro, decimos, otra cosa es que no admitamos que estamos ante un corredor excelente, que sigue creciendo, que tiene grandes mimbres para triunfar y que, mucho me temo, va a seguir dando que hablar.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Pero como le sucede a muchos, no sabríamos ubicar las intenciones ni los objetivos realistas para Almeida

Sus dos últimos Giros de Italia son las grandes a las que agarrarnos para intuir qué puede suceder en el futuro.

Muy pocos corredores son capaces de demostrar que son vueltómamos en las primeras grandes en las que compite, Joao Almeida es un ciclista aún joven y sin embargo ha demostrado cierta consistencia en una prueba de la dureza de la grande italiana.

Consistencia para ser aspirante al maillot blanco, para ser top ten, pero ¿para el premio gordo?

Joao demuestra tablas, pero le falta algo, un puntito para estar finalmente delante: desde las primeras selecciones de la carrera, hablamos del último Giro, sufrió para mantener el tipo y fue ahí donde perdió un tiempo que luego, al final, extrañó para acabar más adelante en la general.

Por que, curiosamente, y pesar de verle un buen «puncheur», joven aún y todo eso, va a más en la tercera semana, cosa que no diríamos por el perfil de corredor que es.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



A diferencia del año pasado, que fue maglia rosa tantos días, Joao se quedó con ganas de subir al podio en 2021, pero esta vez la carrera le sirvió para reforzar su creencia que puede ir a más, pues sabe gestionar la tercera semana, se vio entre rivales mucho más sólidos y acabó en una nada desdeñable sexta plaza la general.

Si Joao Almeida hubiera sido un bluff, como escuché esos días de Giro, habría sido el típico ciclista que, a sabiendas que la carrera había volado para él, se habría borrado de competir e iría a por etapas.

Pero él mantienen esa firme convicción que puede estar arriba en las grandes, y en UAE,  a falta del plan final, podría volver a por el Giro, una grande que ha sepultado los kilómetros contrarreloj que tan bien le van, pero que por plan interno del equipo (Pogacar al Tour y Marc Soler a la Vuelta) encajaría en su calendario.

Un calendario, eso sí, que no debería ceñirse para nada al Giro o las grandes, por que aquí vemos ciclista con madera de hacer cosas grandes, de estirar el cuello de los grandes en un final accidentado en Tirreno, siendo incluso ajusticiado por su propio compañero Alaphilippe en meta, o de ganar con la solvencia que consiguió su etapa en Polonia.

Llegó a ser, no olvidemos, líder en la Volta, antes de que los Ineos no dejaran piedra sobre piedra

En el fondo de armario que ha ensanchado UAE, Almeida, bien conocido por Matxin, es una de las cartas ganadoras, sólo esperamos que no haga un Hirschi.

Continuar Leyendo

Ciclistas

#PodcastJS Omar Fraile: «Ojalá hubieran más equipos como Ineos»

Publicado

en

Para Omar Fraile el ciclismo ha dado un salto increíble en diez años

Ahora mismo Omar Fraile es uno de los faros del ciclismo español.

Es un corredor soberbio, con planta, experimentado y polivalente, y a partir del año que viene ciclista del Ineos, «El Equipo» como él dice.

Un paso que deja atrás el periodo más dorado para Omar, el de Astana, con quienes ha sido campeón de España y el último ganador de etapa del Tour para el ciclismo español.

Con diez años en el oficio, Omar Fraile admite que los cambios que se han dado en este periodo han sido brutales, cambios en todos los sentidos, desde experiencia de los corredores, a preparación, material y nutrición, cambios que dan con el ciclismo que estamos viendo, posiblemente el más competitivo de la historia.

Ganar es muy complicado, no para de repetirlo, como lo es sacar buenos ciclistas desde edad temprana, pues las cosas no están sencillas para nadie y mucho menos para el ciclismo de base en el que tantas ilusiones él, personalmente, pone.

A pesar de correr por medio mundo sigue apegado a la tierra, corre ciclocrosses en invierno, cuando puede, y mantiene en su corazón un día, el que ganó una etapa de la Itzulia en Eibar delante de toda su gente.

Pero sabe que el negocio es efímero, que la vida del deportista es corta, por eso no duda en decir que ojalá hubieran más equipos como el Ineos, su nueva casa, por mucho talento que sean capaces de aglutinar.

Imagen: RFEC

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Continuar Leyendo

Enric Mas

El vaso de Enric Mas está ¿medio lleno o medio vacío?

Publicado

en

La temporada de Enric Mas es buena y mala al mismo tiempo

Para hablar del año de Enric Mas podemos viajar al inicio de campaña, pues allí se dio una circunstancia que explica qué tipo de ciclista tenemos sobre la mesa.

Fue en la Vuelta a la Provenza, bolo de inicio de temporada que, a diferencia de hace treinta años, parece que es el fin del mundo para muchos.

Los Ineos dominan a placer, Iván Sosa gana en el Ventoux, Egan Bernal muestra una cara muy mejorada respecto a 2020 y sabemos de Carlos Rodríguez en primera persona.

La carrera en sí, su valor, es lo que es, pero demuestra que en el ciclismo actual no hay tiempos muertos ni carreras de relleno.

No pocas estrellas lo entienden así, es más, desde las primeras competiciones los ciclistas top ya empiezan a repartirse los premios, da igual que sea el UAE Tour o la Estrella de Bessèges, todo cuenta y es bueno para el palmarés.

Pogacar gana en la carrera de casa, Roglic se estrena en la París-Niza ganando tres etapas y cediendo la general en la etapa final, VDP y Van Aert, prácticamente solapan la campaña de ciclocross con la de ruta…

Es la norma del nuevo ciclismo ¿para todos?… no, para todos no, hay unos cuantos que siguen en conceptos de los ochenta, centrando la campaña en lo que se considera lo gordo y pasando sin pena ni gloria por las otras carreras.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Cuando Enric Mas llegó muy descolgado al Mont Ventoux, el mar de fondo que ha rodeado a Movistar durante toda la campaña empezó a sonar.

Recuerdo entonces que escribimos…

Enric Mas parece vivir en ese tiempo, un tiempo en el que ponerse un dorsal como parte de la rutina del entrenamiento era normal y admitido, aunque a veces al aficionado medio le disgustara ver a Indurain a media hora de los mejores.

En un ciclismo en el que cada día parece jugarse una final, cualquier sprint de la Provenza se disputó como el jodido Tour de Flandes, tomarse una competición como una manera de espabilar el cuerpo, sin más, te retrata.

Y en estas que Enric Mas llega al Ventoux descolgado de los mejores…

Pasados los meses, seguimos pensando que Enric Mas es un ciclista de los ochenta, en concepto y planteamiento, que ha caído en medio de este nuevo ciclismo.

Y así sucede, que en una campaña en la que puede volver a sacar pecho por repetir segunda plaza en la Vuelta, no sabemos si mirar en positivo o en negativo lo que ha logrado y puede lograr.

Por que Enric Mas es uno de los mejores vueltómanos de su generación, crece tranquilo, muy tranquilo, pero con la sensación de que a cada paso que da, parece más lejos de los dos mejores del mundo, los eslovenos, e incluso del colombiano Egan Bernal.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Siempre podrá decir Enric Mas que el Tour de Francia que firmó estuvo bien, que incluso soñó con ganar en Luz Ardiden, pero no puede esconder que, a sus malas cronos, le sumó sendos momentos flojos en las dos cimas más duras, Ventoux y Portet, comprobando como por medio se le ha metido gente como Vingegaard o Carapaz que no hacen otra cosa que ponerle más complicado llegar un día al podio de la mejor carrera del mundo.

Luego en la Vuelta, es cierto que Enric nos hizo creer, esa tarde en Valdepeñas, o incluso en Velefique, que se iba a atrever a algo más que aguantar y aguantar, la realidad de los Lagos fue otra, tan sencilla como mirar los tiempos y ver que le queda un mundo para acercarse a Roglic.

¿Seguirá progresando Enric Mas?

Queremos creer que sí, pero en todo caso, si no lo hiciera como él quiere, hay otras opciones, otros objetivos, quizá más pequeños, pero que seguro le acercarán al aficionado -triunfos de etapa, escapadas y esas cosas que hacen tantos buenos ciclistas en los tiempos actuales-.

Al final a los premios gordos optan muchos, pero aspirar, lo que se dice, aspirar a ganar, como dijimos el otro día, sólo vemos a dos o tres, los demás son outsiders y por medio siempre surgen sorpresas.

Imagen: Photogomezsport

Continuar Leyendo

TWITTER

Lo + leído