Van der Poel vs Van Aert, siempre con el segundo

La comparación Van der Poel-Van Aert describe qué tipo de persona eres

Si sabemos que no somos originales, que incluso más de uno diría ¿por qué cojones debo escoger? pero lo goloso del eterno duelo de Van der Poel y Van Aert, nos lleva, cada poco, a preguntarnos lo mismo.

¿Y tú de quién eres? ¿de papá o de mamá?

Obviamente nadie está obligado a escoger, pero la simple elección de uno dice de ti, de tu persona, de cómo enfocas y entiendes la vida.

En su día dijimos, para quienes les guste el arte, que Van der Poel es al ciclismo lo que Leonardo al renacimiento, un genio dotado de brillo y talento, con nociones de base afinadas al albur del momento.

En su opuesto, tenemos a Van Aert, un genio de la técnica y el método, trabajo y más trabajo, cincel en mano, siempre viendo qué obra maestra sacar de una piedra, de una carrera que transcurre penosa y polvorienta por Toscana o Ligura, bien sea Strade, bien sea San Remo, sacando el punto de sacrificio cuando nadie tiene más para dar, honrando el esfuerzo, surcando campas imposibles de barro y hiel, donde otros acaban enganchados y rotos por el esfuerzo.

[elementor-template id=»36790″]

 

Estos días a tenor del tweet que puso Unai Yus antes de acabar el maldito veinte veinte, la forma de cortar el barro de Van Aert es increíble, un ejercicio de fuerza bruta a pelo, un motor privilegiado que te hace soñar con límites que pensábamos insospechados, por que al tajo en el barro le añade, selecciones brutales en el Tour, contrarrelojes ganadas y sprints victoriosos.

¿Se pueden tener más registros que Van Aert?

Van der Poel opta por la otra vía, el artificio y la apuesta imposible, la explosión en toda su expresión, el todo o nada, cosa que admiramos, que no muchos llevarían a cabo en su vida.

Y sí, estamos de acuerdo con lo que nos argumenta David Seco, «Van der Poel es espectáculo, y el ciclismo es también eso«, pero no es sólo eso, el ciclismo lo entendemos como un maratón, algo intrínsecamente agonístico e iniciático, que te pone ante todos los colores de la vida y nunca da pistas del desenlace.

Por eso, siempre seremos de Wout Van Aert, incluso en los días más marcados del «vanderpoelismo», por entender que el primero representa mejor el ciclismo que el otro.

Aunque, ojo, nunca dejaremos de cerrar los ojos cada vez que Van der Poel se ponga un dorsal, su sola presencia justifica cualquier momento que le dediquéis al ciclismo.

 

Iban Vega

Entradas recientes

El ciclista total sería un Indurain + Valverde

Imaginaros un ciclista que fuera la suma de Indurain y Valverde Hace un par de…

12 horas hace

Wout Van Aert no todo lo puede

Incluso para Van Aert no todos los objetivos son viables Hace unos pocos días, tras…

22 horas hace

El enorme mérito de Mark Cavendish

El regreso de Cavendish al triunfo alimenta una leyenda única Sobre Cavendish hay mucha literatura…

1 día hace

Frenos de disco: un gran invento pésimamente vendido

La imposición de los frenos de disco ha ido más rápida que su aceptación ¿Qué…

2 días hace

Challenge Mogán Gran Canaria, el regreso de la normalidad

Con la Challenge Mogán Gran Canaria el calendario se retoma en la isla Cuentan que…

2 días hace

Purito prueba su biomecánica en el Bike Lab

Purito  ha visitado las instalaciones del laboratorio de análisis del deportista X-Lab en el centro…

4 días hace