Connect with us

Wout Van Aert

Van Aert, 3 cosas a cambiar

Publicado

en

Aires nuevos, carreras inéditas y cambio de mentalidad se imponen para la mejora de Wout Van Aert

Éste es el primer año, en cuatro, que no sitúo a Wout Van Aert con los mejores de la temporada.

Ahí metí a Laporte, a Philipsen, acabo de sacar a Evenepoel, pero esta vez pasamos de largo con Wout y no con de gusto, hablamos de uno de los ciclistas más inspiradores e importantes del pelotón, el ciclista que todos soñaríamos ser, con grandes días detrás, pero al que todos le echamos de menos alguna victoria de esas que marcan.

Para Wout Van Aert no es sencillo competir.

Ha pasado de ser la rueda más vigilada, a ser superado netamente por rivales que siempre ha tenido a su alcance.

Van der Poel es el caso más obvio, pero no sólo él, Philipsen en Roubaix o el mismo Laporte en el europeo, le dejaron en puestos de plata y bronce que sin duda no hacen justicia al caché de uno de los mejores ciclistas del mundo y de los tiempos recientes.

A diferencia de otros inviernos, más previsibles y calmados para Van Aert hasta su debut en ciclocross, esta vez le leemos más en titulares y noticias sobre, principalmente, su calendario carretero.

Y anuncia cambios, el ya comentado de su debut en el Giro -aunque no lo veo disputando la general- y posiblemente la Vuelta a España.

Entre ambas grandes queda amortizado que Wout Van Aert no va a estar en el Tour de Francia, en lo que considero un premio a su persona y valor en el equipo.

Van Aert necesita romper con muchas cosas del pasado reciente, si quiere dar el paso adelante en palmarés que todos queremos para él.

Correr en carreras que no conoce puede romper esaa cadencia de segundos y terceros puestos que le cuelga del cuello.

Merece un mundial, una Roubaix… algo grande que rivalice con esa San Remo que logró en el verano de la pandemia.

El roto que le ha hecho a su calendario habitual se suma al cambio de entrenador, que espero dé en a tecla y lo tenga al 110% en las carreras objetivo.

Eso es que lo deje tan fino como cuando ha competido en los últimos Tours de Francia, la carrera más grande, la de más presión y en la que Van Aert ha corrido en plan aplastamiento como nunca lo hace en otras majors de la temporada.

Eso es lo que queremos, la actitud del Tour 21, 22 y 23 exportada a la primavera, al mundial, a los Juegos Olímpicos.

Correr anticipándose, sin miedo, sin carga psicológica ni mirada a la retaguardia.

Porque si Van Aert es capaz de ganar en el Ventoux, una crono y un sprint de Campos Elíseos, ante los mejores en su prime, me niego a creer que no se capaz de tomar la Roubaix por los cuernos y hacerla suya, más cuando está rodeado por un equipazo.

El cambio de actitud es necesario, imperativo y con él lo otro, entrenador nuevo y carreras que no conozca y en las que no se deba a nadie.

Espero sea la mejor alquimia para que Wout esté donde merece estar ese motorazo.

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wout Van Aert

Visma y Van Aert, cuando no está Van der Poel

Publicado

en

Por

El único antídoto real para Visma y Van Aert no ha debutado aún

De los últimos tres «Openning weekend» belga, comprendiendo las carreras de la Het Nieuwsblad y Kuurne-Bruselas, Visma, antes Jumbo, ha ganado cinco de seis triunfos, destacando en este balance rápido Wout Van Aert.

El belga ganó hace dos años la Het Nieuwsblad y éste la Kuurne, sendos éxitos que se unen a los de Tiesj Benoot, Dylan Van Baarle y el de ayer de Jan Tranik.

Es decir, que los amarillos empiecen las clásicas dominando es un clásico de serie A.

Lo que Visma despliega sobre estas clásicas es un equipo con tantas bazas que sin necesidad de que Laporte, Van Aert o Van Baarle se expresen en su plenitud, son capaces de triunfar con la cuarta o quinta opción.

La Het Nieuwsblad ha sido un monólogo amarillo.

En una carrera con múltiples escenarios, Visma nunca perdió la manija de la misma, todo lo que sucedía, todo tiro de cámara tenía un ciclista suyo.

Y en ese embudo de acontecimientos, Jan Tratnik sacó la victoria.

En la Kuurne, el destrozo a más de ochenta de meta y la distancia sideral que alcanzaron Wellens, Van Aert y Lazkano devolvió la manija al Visma.

Van Aert rodaba como Welles y Lazkano y al mismo tiempo era el más rápido de los tres, sobre el papel y en la práctica.

Visma, otrora Jumbo, haría de las clásicas su feudo, como en las grandes vueltas, si no fuera por Mathieu Van der Poel.

Con el neerlnadés en concurso, las dinámicas cambian y el ritmo de la carrera y la confianza se resienten.

¿Cambiarán las tornas en lo que ha de venir?

Imagen; @Vismaleaseabike

Continuar Leyendo

Wout Van Aert

No veo a Wout Van Aert fuera del Visma

Publicado

en

Por

No hay equipo que pueda ofrecerle a Van Aert lo que el Visma

Jaén nos dejó imágenes conocidas, entre otras el Visma en superioridad durante el momento clave de la carrera y Wout Van Aert con problemas mecánicos, pinchado y persiguiendo.

Otra vez Wout a contrapié, otra vez por detrás, una vez descartado por anticipado.

Poco o nada tenía que hacer, su rueda trasera pisó una cuña y reventó en el momento clave.

La carrera había dejado marchar a un tipo como Lazkano y la persecución se estaba fraguando, en ese instante el pinchazo le vino a Van Aert.

Situaciones que conocemos y que no siempre se resuelven como quisiéramos.

Dos Visma en punta, Jan Tratnik y Sepp Kuss, y ninguno se esperó al teórico líder incendiando así los ánimos, recordando todas las veces que Van Aert se ha sacrificado por sus compañeros y lo poco que recibe a cambio.

Yo esta vez, por eso, no lo vi asÍ, no creo que hubiera que esperar a Van Aert, no en ese momento de carrera, en el que Lazkano ha cogido una ventaja incomprensible para ser él, la caza se revoluciona y un incidente se vuelve decisivo.

Sacrificar a Kuss o Tratnik no era garantía de devolver al belga al grupo principal y habría implicado perder músculo en ese punto de la carrera.

Es cierto que Van Aert ha hecho mucho por sus compañeros, en especial Vingegaard y Roglic, pero también lo es que en su rol entra trabajar por ellos y apoyarles, igual que en otros momentos ha sido él el líder.

No es cierto que Van Aert haya perdido alguna gran clásica por no tener compañeros cerca dispuestos a ayudarle, muchas veces cuando las grandes carreras se están decidiendo casi ningún líder tiene compañeros de los que tirar.

El año pasado Jumbo no tuvo gente cerca de Van Aert ni en Flandes ni en Roubaix, sin ir más lejos.

Quizá el momento más flagrante de no ayuda que tuvo el belga fue en la etapa de San Sebastián en el Tour, cuando Vingegaard miró para otro lado.

Ahí el danés no fue inteligente, pero él sabrá.

En otro orden de cosas, a nivel de equipos, nadie puede ofrecerle a Van Aert lo que le da Visma, rodeado de auténticas estrellas, con mentalidad colectiva y los mejores medios.

Incluso este año, Van Aert tiene margen para ir a por sus carreras, sin ligaduras de estar al 110% en el Tour para ayudar al equipo.

Ahora veremos si todo lo que esperamos de él puede hacerse realidad.

Imagen: Sprint Cycling

Continuar Leyendo

Wout Van Aert

Keys2024 Van Aert cambia cosas

Publicado

en

Por

La poca presencia de Van Aert en ciclocross abre un año tan especial como clave

Siempre en el foco, personaje público en Bélgica, trascendiendo su propio deporte y actividad, el paso atrás de Wout Van Aert en la campaña de ciclocross ha dejado no pocas críticas.

Puedo entender que el aficionado medio quiere a los mejores en la mayor cantidad de carreras y estos dos, Van Aert y Van der Poel, nos habían acostumbrado muy mal con excelsas temporadas de ciclocross en meses tan alejados de la competición ciclista como diciembre y enero.

Cuando Mathieu Van der Poel acaba de sumar su décima victoria en otras tantas carreras de ciclocross, con un índice de acierto que puede ser histórico y que podía llegar a 14 de 14, mucha gente se pregunta qué pretende Wout Van Aert desapareciendo del escenario de ciclocross.

Para mí lo que estamos viendo no es otra cosa que cambiar una cosa que se ha demostrado que no funciona.

Hay que ponerse en el lugar de Van Aert, quien siendo un ciclista de época no alcanza los objetivos que su compañero de trayectoria deportiva va logrando.

Incluso con temporadas interesantes como las últimas, no tanto la de 2023, Van Aert ha querido dar una vuelta de tuerca a su suerte y en el empeño se ha llevado por delante sus objetivos en el ciclocross.

Estará, en principio, en Benidorm en un par de semanas y ahí se acabará una campaña de barro muy alejado de Mathieu.

No sé hasta qué punto el ciclocross lastra la forma de los corredores en el core de la temporada de clásicas en especial, pero Van Aert quiere comprobarlo en primera persona.

Sin embargo quedarse con su calendario de ciclocross este invierno sería superficial.

El principal cambio de Van Aert para 2024 tiene que ver con su actitud, un paso adelante que podríamos decir que es egoísta pero que no es más que estrujar el talento inmenso del corredor.

Van Aert debe pensar en sí mismo, eso hemos pensado muchas veces cuando ha caído en batalla y ahora va a hacer eso.

Esquiva el Tour de Francia y piensa en el Giro, antes las clásicas y luego Juegos Olímpicos y Vuelta a España.

Me cuesta verle en un mundial tan duro para él, pero todo lo que le viene por adelantado es brutal.

Veremos si este cambio de calendario, si este pensar más en sí mismo le resulta, lo que creo que puede ser el primer paso para tomar la iniciativa y el mando de las carreras, sin esperar que otros lo hagan por él.

Veremos si tanto cambio nos da con Van Aert en los podios que todos queremos verle.

Continuar Leyendo

Wout Van Aert

Demasiadas medallas de plata para Wout Van Aert

Publicado

en

Por

El Europeo le deja otra plata a Van Aert, y van trece

Sí, lo sabéis, si ahora me pidieran una mano por alguien en el pelotón la pondría por Wout Van Aert, para mí el ciclista más valioso de la actualidad, un portento omnipresente, con un bagaje que no discutiremos ahora, pero con un gran qué en esa relación especial que ha construido con la medalla de plata, hasta trece, excesivas en su balance frente al oro en un balance en el que su némesis, el amigo Mathieu le ha sabido doblegar.

Trece medallas de plata, así nos lo confirman, contando Juegos Olímpicos, Mundiales, Europeos y Campeonatos belgas que, en ciertos momentos, como en ciclocross, son como mundiales encubiertos.

Ayer cuando le vi que no llegaba a tiempo para superar a Laporte en el final, cuando la medalla de plata colgaba del cuello del Van Aert pensé en esa cifra, y con ella en la mano, me pregunto cuál fue el oro que más me dolió que perdiera el belga.

Y en esa tesitura me acuerdo de la carrera de fondo olímpica de Tokio, cuando estaba sublime de forma, recién llegado del Tour, tres etapas ganadas, cada una totalmente diferente, y vio como el hábil Carapaz le levantó el título olímpico.

Fue esa mañana de sábado, a primera hora, un esquema que se nos ha hecho favorito.

Van Aert es el más fuerte de la concurrencia, rodó como nunca y perdió como siempre, pues cada vez que comparece en este plan, sucede lo mismo, alguien es más listo, se anticipa, y luego todos le miran a él para que emprenda la caza que, lógicamente, no llega a buen puerto.

Dice Van Aert que claro que piensa en la cantidad de medallas de plata que tiene en casa, que lo tiene presente, por mucho que en carrera no le venga a la mente.

Pero le condicionan, le tienen que perturbar, a cualquier crack en lo suyo tiene que pesar verse en el día de la marmota

A mí me pasaría.

Le hemos visto a la derecha del ganador, cuando el podio ha estado bien dispuesto, en muchas ocasiones y no cuento Roubaix y Flandes, otras que son de su perfil.

El tema de disputarlo todo, de ser bueno en casi cualquier terreno es lo que tiene, un coste en plazas de honor equiparable a las que lograba, por ejemplo, Alejandro Valverde.

Por eso molesta, por eso sabe mal, ver tanto talento vestido en plata, cuando debería tocar el dorado.

Ojalá Wout le dé la vuelta a la situación, que aprenda de los Carapaz en su día, o Laporte ayer mismo, ciclistas que no le son superiores, pero que son hábiles, se mueven bien y tienen instinto.

Imagen: FB UEC

 

Continuar Leyendo

DESTACADO:

Lo + leído

Salir de la versión móvil