Categorías: Cuadernillo Runner

Una carrera que supo a muy poco

Sé que en ocasiones puedo resultar pedante, e incluso ridículo, pero pasar el arco de meta de una carrera con 36´38´´ ya no me hace ilusión. Desconozco cuál es el motivo de fondo, si es que nos hemos vuelto locos en el afán de mejorar, mejorar, mejorar,… si hemos perdido la perspectiva de poder practicar deporte sin lesiones y sanos, o no sé qué, pero el tiempo que cayó sobre mí este domingo en Badalona, no es el que perseguía ni mucho menos.

Ni siquiera me consuela un puesto realmente llamativo como es el 26º de unos 2600 participantes. Seré raro lo siento, pero uno prepara con mimo, no siempre el máximo, las cosas, y cuando éstas salen a medias, la decepción aploma el ánimo aunque no el espíritu pues en el momento mismo de atravesar el arco uno ya escudriña nuevas metas.

Desde la última vez que presté atención a este descuidado cuadernillo Runner las cosas han salido bien, muy bien diría. He entrenado a satisfacción metiendo jornadas de calidad casi de forma alterna con rodajes suaves y goyescos. Jornadas en las que el físico tintineaba pero aguataba bien. jornadas algunas en las que he podido compartir entrenos con una grupeta de lujo capitaneada por la excelente atleta que hizo tercera en el último maratón, Hasna, y otros cracks como Jesús, Paco, Edi y compañía. Una grupeta nueva para mí que se complementó con mis alter ego en esta aventura, hablo de Víctor, José, Alberto,… y un etcétera porque sin una cosa te regala este mundillo son amigos y no pocos.

Sea como fuere, y con los entrenos asimilados, me presenté a primera hora de este refrescado domingo de marzo con una idea muy clara: el primer match ball para meterme en la franja de los 35 minutos. Sí, ya sé, el cabronazo de mi fisio, el tal Jordi Solano, me dirá que no es lo mismo hacer 35´59´´ que 35´pelados, pero por algo se empieza. “Poquet, a poquet”.

Y ahí estaba, en los alrededores del palacio que albergó el baloncesto de los juegos de BCN y la sala de prensa de la Volta a Catalunya de hace dos año. Ahí, estaba, rodando, metiendo el cuerpo en calor y situándome en tercera fila en una concurrida línea de salida donde los cajones que habilitaron desde la organización se respetaron más bien poco.

Quizá por ese descontrol la salida fue un poco caótica, pero certera para ponernos en marcha. Primeros kilómetros muy buenos, rodado a 3´36´´ de media, perfectos, ideales. Si mis salidas son malas esta vez había corregido el entuerto. En la recta que llevaba al cuarto kilómetro supero a las dos primeras chicas. Txell Calduch, mítica donde las haya, ya iba claramente la primera.  Por cierto un encanto su breve conversación en el masaje.

El ritmo ideal, sensación de velocidad, sufrimiento escaso y el quinto kilómetro que no llega, y que no llega. Lo paso con más de 19 minutos, una barbaridad, estaba fatalmente situado. A partir de entonces y desentendiéndome de unos puntos kilométricos que sólo hacían que añadir zozobra me dedico a rodar a tope pero sin rozar el umbral de sufrimiento. Veo que un milagro hará falta para bajar a 35 y en efecto cruzo la meta con 36 largos. Cara de decepción, aunque satisfecho porque como siempre quedó con la sensación de que podría haberlo hecho mejor.

En el masaje me confirman que la carrera está mal medida. No sé si es cierto, no quiero entrar, nunca lo he hecho, pero la sensación de que el crono fue injusto con el rendimiento no hace más que acrecentar de que esos metros que se dicen de más es posible que existieran. De cualquiera de las maneras sigo en la horquilla del 36 y darle vueltas no merece la vuelta.

Quizá lo único que saqué en claro es que Badalona no merece una carrera que presente tantas dudas en sus medidas y no hablo por lo que me comentaron en meta, sino por los pasos intermedios cuyo desconcierto, admito, quizá influyó para que al final ese paso de rendir a sufrir no acabara dándolo. Otra vez será. Espero que en La Llagosta, en sólo dos semanas. Ahí ya os aseguro que con el nivel que prevé, desde luego no quedaré tan adelante.

Iban Vega

Compartir
Publicado por
Iban Vega
Etiquetas: runnerrunning

Entradas recientes

Jakobsen & Groenewegen, mejor cada uno a lo suyo

La relación de Jakobsen & Groenewegen no volverá a ser normal Cada episodio entre Fabio…

3 horas hace

Movistar sería un paso atrás para Peter Sagan

La hipótesis de Sagan en Movistar tiene muchos peros ¿Cabe la posibilidad que Peter Sagan…

4 horas hace

Giro: Filippo Ganna, como Garibaldi

Con ciclistas como Filippo Ganna, las cronos entran en otro nivel La apertura del Giro…

1 día hace

Miguel Indurain: ¿Por qué Luxemburgo fue un punto y aparte?

En Luxemburgo, los rivales de Indurain supieron que no iban a ganar el Tour con…

1 día hace

Mikel Landa en el Giro: Razones para creer

Los condicionantes que rodean a Landa en el Giro parecen los buenos En la carrera…

2 días hace

#PodcastJS La guía turística del Giro de Italia (I)

Emprendemos una guía turística por los encantos del Giro 2021 Abrimos la mirada al Giro…

3 días hace

Esta web usa cookies.