Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

Si el ciclismo tuviera un ángel, sería Charly Gaul

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

Charly Gaul, el famoso ciclista de otros tiempos, oriundo del Ducado de Luxemburgo, y más concretamente nacido en la localidad de Pfanffentnal, con data el 6 de diciembre de 1932, fue un corredor de los que dejaron huella en los anales históricos del deporte de las dos ruedas y muy particularmente a raíz de sus actuaciones sobresalientes en las altas cumbres.

Podemos afirmar que fue una estrella rutilante que brilló con cierta soltura en estas lides del pedal  cuando la carretera enfilaba cuesta  arriba, hacia la cima de turno. En su época la supremacía desplegada en esta modalidad podía paragonarse o ponerse en paralelo a la realizada en campaña por nuestro conocido representante español apelado Federico Martín Bahamontes.

Años más tarde, surgió en este campo y como escalador también nato el malogrado italiano Marco Pantani, que se mostró igualmente muy belicoso en los puertos de alta montaña. Campeones de esta índole no surgen así como así todos los días. Son estrellas que surgen de manera intermitente en el firmamento rutero.

Un meteoro llamado Gaul

Sabido es que este pequeño Ducado de Luxemburgo, situado en frontera al lado de Francia, Bélgica y Alemania, no era tierra de campeones. Como excepción cabía señalar a un tal François Faber, que se permitió el lujo de ganar el Tour del año 1909, y, años más tarde, a Nicolás Frantz, más popular en los ambientes ciclistas, que llegó a París como vencedor en las ediciones pertenecientes a los años 1927 y 1928. En aquel diminuto país, sin apenas tradición ciclista, surgió inesperadamente aquel famoso meteoro llamado  Charly Gaul, que pronto se hizo valer en los foros internacionales.

Para los que hemos tenido la oportunidad de seguir de cerca las hazañas vividas en aquellos tiempos de antaño, cuando el deporte de la bicicleta se valía más de la individualidad del individuo más los protagonismos colectivos, léase movimiento actual, nos es fácil recordar con cierto entusiasmo aquellas gestas un tanto heroicas escritas sobre el asfalto por los verdaderos esforzados de la ruta. Queremos hacer mención ahora de este corredor luxemburgués de excepción que en estas fechas precisamente son coincidentes con el décimo aniversario de su muerte acontecida en el 2005.

Cabe afirmar sin lugar a dudas que Gaul, con su estatura de un metro con 73 y un peso liviano de 64 kilos, fue y ha sido el corredor ciclista de más prestigio que ha dado el Gran Ducado, más que los mismos hermanos Schleck, compatriotas fugaces si se quiere.

Es razón más que suficiente el anotar sus dos victorias absolutas en el  Giro de Italia, y  una en el Tour de Francia, en un plazo corto de tiempo, entre los años 1956 y 1959, en su época pletórica dorada. Su carrera activa y básica se centró en el periodo comprendido entre  la temporada de 1953 y su final en 1965; es decir, traducido en trece años dándole a los pedales, una faceta que se encuadra dentro de la normalidad. En el compendio de este tiempo logró oficialmente 52 victorias que engrosaron a su historial, una cifra de todas a todas nada despreciable.

Ágil como una gacela cuesta arriba

El luxemburgués tenía una capacidad de resistencia admirable dentro de unos cánones de excepción. Cultivó severamente su mejor arma que era la montaña. En aquellos tiempos las altas cumbres diseminadas a lo largo de las pruebas de largo kilometraje tenían un peso específico incalculable y hasta decisivo. Los futuros vencedores se valían de aquel privilegio. Hoy, en cambio, el prisma de la contienda marca otros derroteros y otras estrategias. A Gaul, sí lo recordamos, daba gusto el verle pedalear, el contemplar  su marcha  frenética cuando atacaba sin piedad a sus adversarios más directos, imprimiendo sobre sus piernas un ritmo acelerado y sin pausa. Nuestro Federico Martín Bahamontes, su rival más contundente, sabía bien de sobras lo que Gaul alentaba cuesta arriba. Sin pecar de ser exagerados, diremos que los dos marcaron en este sentido un hito positivo y emotivo a favor del ciclismo.

El Giro y el Tour, su hoja de ruta

A Charly Gaul los cronistas le asignaron variados adjetivos o apodos de elogio. El más elocuente fue aquel cuya transcripción se transparentaba bajo el título: “El ángel de las montañas”. Dentro del esfuerzo que realizaba, aparecía con su rostro inmutable y pétreo que no delataba el dolor que sufría su físico cuando la carretera se enfilaba hacia la cima perdida de un puerto. Contemplar su ágil pedaleo y hasta al son musical de su ritmo constante, era un espectáculo único que no olvidaremos. Todo nos hacía imaginar que salvaba la distancia con sendas alas invisibles atadas a los pies. Era un espectáculo digno que daba cierta conmoción  para los que sentimos de cerca las grandezas que encierra este viejo deporte.

Por encima de todo, Gaul, aparte de ser un escalador excepcional, se desenvolvía más holgadamente en las carreras por etapas de largo kilometraje. Aunque sus prestaciones fueron ya conocidas y justamente divulgadas, destacó su tercer puesto en el Tour de Francia del año 1955, tras el francés Louison Bobet y el belga Jean Brankart. Consiguió, además, el Gran Premio de la Montaña, título que repitió al año siguiente.

El Tour que le fue más propicio fue el de l958, que venció sin paliativos sobre el italiano Vito Favero y el francés Raphael Geminiani, con victorias en las dos etapas de contrarreloj individual con meta en la cima del Mont Ventoux, y, días más tarde, en Dijon. Apuntamos, además de corrido, un majestuoso y victorioso recital llevado a cabo en el corazón de los Alpes, en la etapa que finalizó en Aix-les-Bains.

Recordamos también el protagonismo llevado a cabo por aquel dúo  denominado Bahamontes-Gaul, con una estocada certera lanzada en el collado de Romeyère, en la etapa Saint-Étienne-Grenoble. Fue en aquella memorable jornada en donde el toledano Bahamontes vistió la camiseta amarilla como líder del Tour, que llevaría con toda honra hasta París ante el pasmo de miles y miles de aficionados. Eso en el año 1959, un Tour que no se nos va de la memoria.

El Giro de Italia, con todo, fue una prueba siempre apetecida por el corredor luxemburgués. Dio la campanada en el año 1956, gracias a la célebre etapa de las Dolomitas, en la cual se afrontó el temido Monte Bondone. En aquella jornada dantesca hubo de todo: lluvia, granizo, nieve y desatadas borrascas de viento.

El resultado fue que más de la mitad de participantes abandonaron la contienda, incapaces de resistir las pésimas condiciones climatológicas. Gaul, el gran vencedor del día, pasó de ocupar una vigesimocuarta posición desdibujada en la clasificación general a conquistar la camiseta rosa que distinguía al líder, llegando a Milán en apoteosis. Tenía tan sólo 24 años. Volvió a ganar en 1959. Logró por dos veces ser tercero en los años 1958 y 1960, y un cuarto en 1961.

Colofón final

Abandonó quizá algo pronto el duro deporte ciclista: a los 33 años. Un anuncio cayó un tanto de sorpresa; sin hacer ruido, en silencio. Se puede afirmar para los que tuvimos la suerte de conocerle personalmente, que era, por encima de todo, un hombre sencillo y sin alardes de pedantería como les acurre a tantos otros, sumergidos en la fama.

Era un hombre modesto y a la vez impenetrable; con aquella frialdad que su faz reflejaba frente a los sufrimientos que le ofrecía la ruta. No se nos olvida su diminuta e inconfundible figura, cuando se perdía como una exhalación tras unas revueltas en acusada pendiente. Fui testigo afortunado, singularizo diciéndolo, como seguidor cercano a sus proezas ciclistas, especialmente en el Tour de Francia, que me compensó con un buen signo.

Charly Gaul, con sus recitales, nos mostró las excelencias que me ha brindado este deporte. Es para mí una satisfacción el haber podido plasmar, siquiera someramente, algo en torno a este campeón a todas luces un tanto singular y muy propio en sus actitudes.

Por  Gerardo  Fuster

Foto tomada de Foto Prera, adquirida por el semanario barcelonés “Vida Deportiva”.

INFO

Mira estas ofertas para conocer Benidorm y Peñiscola sobre ruedas, 

Continuar Leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. Gerard

    8 de diciembre, 2015 En 18:17

    Fenomenal crónica sobre «el ángel de las montañas», que midió sus fuerzas con el genial Bahamontes, «el águila de Toledo» en esas carreras de finales de la década de los 50. Sorprende su entereza en esa etapa de los dolomitas del Giro de Italia, que por su dureza climatológica obligó a abandonar nada menos que a la mitad de corredores.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo

Mundiales de ciclismo: cinco campeones top y otros tantos gafes

Publicado

en

Mads Pedersen JoanSeguidor
Shimano 2021 Junio

Hemos buscado los campeones mundiales de ciclismo de referencia.

Una de las grandes leyendas del ciclismo y los mundiales es sobre los campeones y la suerte que el arcoíris les procura.

No es la primera vez que hablamos de la maldición del arcoíris, un influjo extraño que muchos querrían para sí, pero que no siempre se ha comportado de forma tan mezquina.

Eso sí, en la historia tenemos campeones mundiales que sin duda no pisaron mierda el día que se vieron con el maillot más bonito del ciclismo con un año por delante.

Se nos ocurren varios, pero creo que pocos han tenido las cosas tan en contra como Mads Pedersen, ganador hace dos años, en un auténtico carrerón, que no pudo lucir la prenda más que unas semanas a causa de la pandemia.

Sólo pudo ganar una etapa en Polonia, anduvo cerca en alguna del Tour, pero poco más, por no tener no tuvo ni opción a defenderlo en la edición improvisada de Imola.

Eso sí, ya sin el arcoíris, fue el mejor en Wevelgem.

Etape – granada Sept 2021
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



En los casos de Luc Leblanc e Igor Astaloa hay ciertas semblanzas.

Uno y otro tuvieron problemas con el equipo al año siguiente de ser campeones.

El vasco en Cofidis, investigado y suspendido por dopaje, y el francés en aquel proyecto raro que duró dos días, Le Groupement.

Laurent Borchard, otro de los campeones franceses, debió acordarse de la mala suerte de los mundiales de ciclismo cuando casi no lo pudo lucir su arcoíris en el Tour de 1998, el famoso del Festina.

El 1997 de Johan Museeuw, campeón un año antes en Lugano, estuvo muy lejos del año que le vio proclamarse titular del maillot irisado.

Entre los que tampoco guardará buen recuerdo de la suerte que le propicio el arcoiris será Romans Vainsteins: pisó el podio de Roubaix -una con mucho barro- y San Remo, pero sólo levantó los brazos en una etapa de la Volta.

Peor le fue a Alessandro Ballan, mientras que a Cadel Evans como era él, ni frío ni calor.

Costa Daurada 300x250B
Gran canaria 300×250



Por contra no todo han sido malas noticias para el portador del maillot arcoíris, en la historia que tenemos en la memoria, han habido grandes campeones de mundiales de ciclismo.

Sí, volvemos sobre Julian Alaphilippe y el lucimiento que le ha dado a la prenda.

Sus resultados no han sido los mejores de su carrera, pero ha corrido de cara, contra auténticos monstruos y viéndose en mil circunstancias.

Lo mismo podemos decir de los tres años que le tocó vestirla a Peter Sagan, un auténtico gigante que además tiene imágenes vestido irisado ganando en las metas de Flandes y Roubaix.

Un golpe en la mesa en toda regla.

Las campañas de gente como Abraham Olano con el arcoíris estuvieron acorde a lo que se esperaba de él, se metió en el podio del Giro y ganó una carrera del prestigio de Romandía con esa camiseta.

Oscar Freire consiguió ganar en el Tour como campeón del mundo, cosa que hizo, por partida doble, Thor Hushovd, todo elegancia y clase.

Y si mentamos a los mentados, Alejandro Valverde se subió al podio de la Vuelta, tras un inicio complicado, Michal Kwiatkowski ganó la Amstel de esta guisa y Paolo Bettini honró el título en Lombardía (un doblete soñado en Italia) días después del primero de los dos entorchados que cuelgan de su palmarés.

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Mis cinco mundiales de ciclismo de cabecera

Publicado

en

Mundial Colombia JoansEGUIDOR
Shimano 2021 Junio

Ahí van cinco mundiales de ciclismo que nunca olvidaré

Cuando el mundial de ciclismo asoma por el horizonte, la cuenta atrás pasa lenta tediosa, como el devenir de las vueltas que quedan para finalizar hasta llegar a uno de los momentos top del año, el último giro del Mundial.

Nosotros echando memoria, tenemos una lista muy subjetiva y particular de los mundiales de ciclismo que urdieron el cariño que le tenemos a la carrera más singular y bonita del año.

Viajamos a cinco ediciones de las últimas 33 celebradas, que son de las que tenemos recuerdo y noción, la primera aquel sprint antológico en el que Lemond dio, una vez más, cuenta de Kelly, el irlandés que como Jalabert nunca fue campeón del mundo, a pesar de merecerlo como el que más.

Etape – granada Sept 2021
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Para un servidor el mundial de mundiales de ciclismo siempre será Florencia 2013.   

Aquello fue un atracón de emociones, una vuelta final antológica en la ciudad más bella del planeta en el día más pestoso de lluvia y frío de aquel año.

Los movimientos de cabeza, los ataques de Purito -haber hablado con él largo y tendido de aquella resolución-, la «valverdada» del siglo, el tesón de Nibali, milagrosamente rescatado de un percance en las vueltas anteriores, y la inteligencia suprema de Rui Costa, sacando petróleo a la forma más especuladora de competir, fueron un cuadro magnífico que se pintó en la cuna del renacimiento, el mismo sitio en el que días antes Martin-Cancellara-Wiggins habían firmado un duelo a tres antológico.

Otro mundial pasado por agua, que recuerdo finamente fue el de 1998, en la ciudad privilegiada por el ciclismo, Valkenburg. 

En los confines del Limburgo Oskar Camenzind se encargó que monstruos como Lance Armstrong o Michele Bartoli se quedaran con las ganas de probar ese oro.

Para el italiano nunca fue posible, sin embargo el americano ya había sido arcoíris cinco años antes en Oslo, en un título que, con todo lo que le han limado del palmarés, ahora mismo no estoy seguro que siga en su vitrina.

En todo caso, el suizo sacó brillo en medio de la tormenta, firmando uno de los desenlaces más sorpresivos que recuerdo.

Costa Daurada 300x250B
Gran canaria 300×250



Si nos vamos más lejos en el tiempo de los mundiales de ciclismo, recuerdo el de Sicilia, año 1994, en un paraje, el Valle de los Templos que el Giro ha frecuentado varias veces.

Ese pudo ser un mundial para Indurain, metido entonces en batir el récord de la hora, pero fue el de Luc Leblanc, un corredor que el tiempo no le ha dejado muy bien, con muchos detractores en la cuneta.

Sin embargo, aquel día corrió de diez, en una carrera en la que Italia, corriendo en casa, hizo honor a la fama que la precede en estas pruebas, con Chiapucchi como punta de lanza y el calvo Ghirotto como última defensa ante la gran estrategia francesa que metió al «pestoso» Virenque en el podio.

Al año siguiente, vino el mundial de nuestras vidas, el que casi treinta años después sigue generando polémica, el de Olano e Indurain.

Ya sabéis cómo acabó aquello, también nuestra opinión, que Olano es oro de ley, todo lo demás son ganas de enredar.

Mads Pedersen Yorkshire JoanSeguidor

Y el último que traemos es muy reciente, el de hace dos años, en el diluvio de una tierra volcada al ciclismo, Yorkshire, un sitio con mil defectos para sacarle partido a la bicicleta pero que le da un plus en la experiencia ciclista, desbordando pasión y gente por cada recodo del camino.

Ganó Mads Pedersen en una carrera que le define perfectamente, es resistente, listo y sobretodo muy rápido al final, cuando los sprints no son los normales en otras circunstancias, pues llegan con 260 kilómetros en las piernas.

No me extrañaría que en Flandes, Pedersen pudiera ser el nombre propio de estos Mundiales de ciclismo que celebran el centenario.

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Vuelta España: mis cinco mejores etapas

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

De Rominger a Contador, los cinco mejores etapas que he visto en la Vuelta

En la elección de mis cinco mejores etapas en la Vuelta a España, esto es como todo, han jugado el recuerdo, la imaginación y los sentimientos.

Un servidor ha escogido cinco, entre las que recuerda y ha visto, y todas tienen una cosa en común, ciclismo, ciclismo en mayúsculas, de largo radio casi siempre, de horas pegado al televisor, como el otro día con Roglic y Bernal, camino de los Lagos, una etapa que por cierto podría desplazar a cualquiera de las que hemos elegido.

Ahí va nuestra selección…

Empezamos con un clásico de los tiempos, Vuelta de 1993, la penúltima en abril

Aquellas carreras eran una ruleta, a una participación internacional siempre justita, se le añadía la meteorología «primaveral».

La etapa de El Naranco se presentaba como una de las últimas oportunidades para que Tony Rominger aumentara su colchón de segundos sobre Alex Zulle, antes la crono final en Santiago de Compostela, pues aquella fue la Vuelta del Xacobeo 93, el invento de Fraga.

En el recorrido el suizo, dorsal uno a la espalda, tenía un punto clave, el descenso de la Cobertoria.

Pactó con Iñaki Gastón, uno de los ciclistas de nuestra infancia, asumir riesgos con la lluvia remojando el firme y poner a Zulle, superior en las cronos, en un brete bajando.

Y pasó, Zulle se cayó y aunque pudo continuar, perdió un tiempo que, como veríamos en la crono santiaguesa, fue clave.

La persecución que se estableció entre Rominger y el resto fue una de las grandes antologías de mi niñez ciclista, un día de esos que por mucho que pase el tiempo, casi treinta años, no se queda en el olvido.

Etape – granada Sept 2021
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Nos vamos unos años más adelante y recordamos el día que la Vuelta abordó por primera vez el Angliru

Año 1999, una carrera apretada de grandes nombres pujando por ella.

Otra vez Asturias y otra vez el diluvio: el Angliru tomaba tanto protagonismo como los mismos corredores, un puerto que fue portada de diarios por sus porcentajes brutales.

El desenlace del Chaba, rebasando al final a Tonkov, está rodeado de tanta confusión como la nieblina que cubría la cima, sin embargo, quienes tenemos cierta memoria, recordamos pocos días en los que el ciclismo hubiera estado tan presente en todos los lados, en un tiempo en el que la popularidad de este deporte no era la mejor, veníamos del Tour del 98 y Lance Armstrong acababa de iniciar un reinado hoy borrado de los libros de historia.

Rocacorba – 1024×300

En linea cronológica pegamos un buen salto para irnos a la Vuelta de 2012

Tras varias llegadas en cuestas de cabras, la carrera afrontaba la jornada de Fuente De con la sensación de que lo gordo había pasado.

Nada más lejos de la realidad, el líder Purito vio cómo en el encadenado de puertos de segunda, Contador le lanza varios ataques que responde con solvencia.

Son tantos los acelerones del madrileño que Purito le deja ir en uno de ellos para dar forma a una de las grandes etapas de siempre en la Vuelta.

El error de Purito es tangible, Contador tiene compañeros por delante y aliados como Tiralongo con los que abre camino para lograr, en la jornada menos decisiva sobre el papel una victoria total, etapa más sentencia de una Vuelta que parecía tener dueño.

A los tres años, la Sierra de Guadarrama vio como Fabio Aru remontaba la antológica crono de Burgos de Tom Dumoulin en una etapa de esas que enamora en todo, por delante una fuga única de Rubén Plaza y por detrás Astana disponiendo sus mejores galas para cortar a Dumoulin, completamente aislado.

Costa Daurada 300x250B
Gran canaria 300×250



Y como muesca final para demostrar que las mejores etapas que hemos visto en la Vuelta no han sido las de las cuestas imposibles, el final de Formigal en 2016

Aquello fue un homenaje al gran Fuente en el mismo sitio que perpetró una de sus mejores obras.

Un Team Sky, inexplicablemente relajado en la salida, no se percata que Alberto Contador arma una escapada en la que se mete el propio Nairo Quintana, el gran rival de Froome.

En una jornada excelsa de ciclismo, con un tipo llamado Jonathan Castroviejo, entre otros, haciendo otro monumento al esfuerzo, Nairo le mete a Froome el tiempo suficiente para que el inglés ni siquiera sueñe en remontarle con su estratosférica crono unos días después.

Estas son las cinco nuestras, que serían seis con la obra de arte de Roglic & Bernal en los Lagos, ahora pensad en las vuestras…

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Las primeras Vueltas en los Lagos de Covadonga

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

En los Lagos de Covadonga el ciclismo se vestía de gala

Aseguraban desde la moto, Emilio Tamargo en concreto, aquella tarde de abril de 1985, que algunos colombianos ponían una corona de 22 para subir a los Lagos de Covadonga.

Era el tramo más duro de aquella etapa con final en los Lagos, en la Vuelta del 85.

Robert Millar, de quien bromeaba Angel María De Pablos, con música de fondo, que iba bien «especialmente por el whisky», hizo un derroche en aquella subida que llevaba primero a Ercina, luego a Enol.

Millar, que con el tiempo sería Philippa York, apuraba aquellas rampas imposibles de Covadonga, imposibles para la época.

Un 15% entonces era el 22% de ahora.

Aquella subida a los Lagos de Covadonga era silvestre, salvaje, con los primeros hervores de la primavera, un sol que no siempre fue tan generoso hacia la cima la asturiana, y de lana y acero.

La gente del ciclismo somos curiosos: vemos hoy aquella subida, hace ya 35 años a los Lagos, y decimos aquello sí que era ciclismo.

Con una pléyade de nombres, Álvaro Pino, Raimund Dietzen, Fabio Parra, Peio Ruiz Cabestany, Perico Delgado, Pedro Muñoz… que eran mitos en vida, adorados en las llegadas y salidas de media España, aquel ciclismo posiblemente sería peor que el actual, pero sí que estaba más interiorizado entre la gente,

Etape – granada Sept 2021
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Bahamontes se lamentaba que hubieran tantos juntos, tan cerca de meta, él tan racial, tan de romperlo todo cuando se terciaba.

«Hay que hacer hueco en las rampas duras» repetía Bahamontes, con Jesús Álvarez desde el estudio.

Y sí, vemos aquellas imágenes y nos entra nostalgia, esa carretera que dudo no tuviera boñigas de vaca entre los socavones del frío y el invierno, esos maillots, esas retransmisiones sin conocer el recorrido, como las actuales, en las que el periodista de meta, Alberto Barcia se picaba por que había compañeros muy agresivos para conseguir las palabras del ganador.

Pero ya entonces recuerdo, lo mucho que nos gustaría saber sobre los ciclistas, su vida menos pública, sus entrenamientos, los lugares por donde competían, tener 24 horas de ciclismo, como puede suceder hoy en día.

Entonces queríamos lo de hoy, hoy queremos lo de entonces, somos así, inconformistas, nunca es suficiente, y si nos permitís viajaremos a la primera vez que los Lagos de Covadonga iluminaron la televisión y la historia de la Vuelta.

Rocacorba – 1024×300

Recuerdo perfectamente aquel día de primavera del año 1983.

Por primera vez la Vuelta se retransmitía en directo por TVE.

La expectación era enorme.

Nadie conocía aquella subida que iban a afrontar los corredores.

Decían que era muy dura.

Y muy bella.

No decepcionó a nadie.

Aquella tarde pegado a la pantalla de televisión asistí al nacimiento de una estrella en la montaña asturiana de los Picos de Europa: los Lagos de Covadonga, y también por extensión al ganador de aquella épica jornada: Marino Lejarreta, que dio toda una exhibición en sus espectaculares rampas batiendo en los porcentajes más duros al mismísimo Hinault.

Desde entonces la leyenda de los Lagos creció a pasos agigantados y ganar en su cima daba prestigio y se convirtió en toda una hazaña para todos los que alzaban sus brazos junto al lago Ercina.

Por recordar algunos pocos, y épicos nombres, me vienen a la memoria ciclistas como Perico, Millar, Lucho o Pino. Vencer allí arriba, a 1070 metros de altitud, no era fácil en los años 80 que tenían que mover desarrollos mucho más duros que los de hoy en día para superar muros como la Huesera o el Mirador de la Reina que por aquel entonces, muy lejos aún de los descubrimientos de Mortirolo, Angliru o Zoncolan, eran paradigmas de dureza extrema ya que no se conocían los exagerados porcentajes que actualmente sufren los corredores.

Costa Daurada 300x250B
Gran canaria 300×250



Ascender los Lagos en aquella época era el sueño dorado de muchos iniciados al cicloturismo que, como yo, veíamos en fotos las imágenes de aquella espectacular ascensión. En mi caso fue una que debí ver en alguna de las muchas revistas que tenía por ahí amontonadas.

En la imagen tres cicloturistas, de espaldas y sobre las monturas de sus bicis, contemplando el hermoso lago de Enol.

El de en medio apoyado en sus dos compañeros, manteniendo el equilibrio.

No se les veían las caras, pero era fácil imaginarlas.

Una estampa preciosa.

Esta fue mi primera visión onírico-cicloturista que resumía a la perfección los valores que buscaba en este deporte: amistad, satisfacción, naturaleza y esfuerzo, el que suponía llegar en bici hasta la orilla de los lagos, y me dije: “yo quiero estar ahí”.

No tardé en cumplir aquel deseo junto a otros tres amigos y recuerdo, una vez superadas sus cuestas más duras, descender un corto pero duro repecho que nos mostraba, allá abajo a la derecha, en medio del verde asturiano, el anhelado lago.

¡Ya me encontraba allí! Pero para coronar la mítica montaña teníamos que llegar hasta arriba.

No pudimos ver bien el lago de la Ercina ya que una espesa niebla nos lo impedía.

Dimos media vuelta y la foto de rigor nos la hicimos donde años antes soñaba con estar.

Un paraje venerado por muchos asturianos que año tras año han puesto el nombre de Enol a sus hijos.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de www.eyeonspain.com

 

Continuar Leyendo

TWITTER

Esta es la guía a a @SeaOtterEurope que devuelve el ciclismo de proximidad al aficionado

https://joanseguidor.com/sea-otter-europe-2021-presentacion/

Quienes pensaban que Alpecin-Fenix iba a ser Van der Poel y cia han errado el tiro.
El equipo, sin ser un World Tour, ha sido la bomba de la temporada, la otra manda de lobos, una máquina de ganar que compite con las grandes estructuras.

https://joanseguidor.com/alpecin-fenix-hay-otra-manada-en-el-peloton/

Hasta del nene meando que hay detrás de la Grande Place habla esta gente de @ACDPeloton
Gran programa y esperando los siguientes

https://www.ivoox.com/mundial-acdp-ya-estamos-aqui-repaso-a-audios-mp3_rf_75837584_1.html

Así se retira un grande del ciclismo, desde el podio, a lomos del arcoíris, con los tuyos, escuchando tu himno... recordar a Tony Martin como uno de los grandes croners que jamás hemos visto.

Foto tomada de @Ciclismoafondo_

https://joanseguidor.com/tony-martin-ciclista-retirada/

#Flanders2021

Load More...

Lo + leído