Opinión ciclista

La Clásica Jaén se inspira en la Strade, pero no es la Strade

Publicado

en

Puesta la semilla, la Clásica de Jaén tiene en la mano crecer y crecer

Vista, ya está, la primera edición de la Clásica Jaén ya es parte de la historia del ciclismo español y mundial.

La primera piedra, la más complicada, pues el organizador no hace otra cosa que vender humo, ya está situada, ahora a ver hasta dónde nos lleva la aventura.

De momento nos quedamos con lo visto y ha merecido a pena.

Es obvio que la participación, muy mejorable, ha condicionado el desarrollo de una carrera que, por otro lado, ha cumplido sus otros objetivos, el primero y más importante que, quienes un día creímos que una carrera así tenía sitio en España, no estábamos tan equivocados.

El ciclismo evoluciona, los gustos de la gente también, y aquello que hace unos años era querencia total por un pulido asfalto, ahora deriva hacia un «dirty cycling», mucho más estético y épico en estos tiempos.

Las dos ciudades de salida y llegada, Baeza y Úbeda, han tenido su cuota en la retransmisión, pero lo que sobretodo sale reforzado es ese campo jienense de olivos hasta el infinito, en cuyas lomas se ha decidido la suerte de la carrera.

La estética estuvo en lo esperado -la vemos anualmente en la Vuelta a Andalucía-, incluso la luz última de un lunes de febrero es ideal para resaltar un paisaje que muy mal se ha de dar para que no enamore.

Leo comentarios que la equiparan a la Strade Bianche en el futuro, con calma

Una Strade Bianche en España sería posible

La toscana es una carrera que ha rivalizado con los monumentos en tiempo récord, perfectamente vendida y mejor adornada, hasta con una estética de pasta italiana en toda su comunicación.

Fueron los primeros, eso pesa mucho, y tuvieron aquella famosa etapa de Montalcino en el Giro de 2010 para cuadrar el círculo.

Forman parte de una gran organización RCS, magos en vender magia y efectos, que además cuentan con elementos y resortes para garantizarse los mejores del mundo.

Querer que la Clásica Jaén sea la Strade Bianche ibérica es bonito, pero ¿realista?

Ojo que poner el listón tan alto entraña riesgos que el tiempo puede devolver en tu contra, la carrera acaba de nacer, ahora veremos qué recorrido le aguarda, y por favor, que nos saquen las maravillas renacentistas del lugar, el mismo sitio donde instalan la meta.

Sobre el desarrollo lo hemos visto, la dualidad Lutsenko-Wellens sólo existió en el podio, pues la superioridad del kazajo también ha influido en el regusto que nos ha dejado la competición, muy decantada siempre para el de Astana.

En todo caso, volvemos al inicio, el primer paso se ha dado, y ahora esperar que esto crezca, quizá buscar otro acomodo, en lunes estas zonas no destacan por su gentío, y de paso que otras zonas se animen, hablo de Ribera del Duero, de Asturias, de Terres del Ebre y mi querido Penedès, si Tours tiene sus «chemins des vignes» y la Strade las «strade bianche», cualquier zona de las mentadas en España, y otras muchas, puede entrar en el imaginario y crear su franquicia.

Jaén ya lo ha hecho con sus vías de olivos.

Imagen: @ClasicaJaen

1 Comentario

Lo + leído

Salir de la versión móvil