Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

En cuatro palabras: “El águila de Toledo”

Publicado

en

Ciclovolta

Firma Federico Martín Bahamontes en el libro que  conmemora el medio siglo de su triunfo en el Tour de Francia: “Mi táctica desde el principio, atacar, atacar y volver a atacar”. Así fue el protagonista, toledano de pleno centro, forjado  a los pies del Alcázar que vio derrumbarse ante las acometidas republicanas, quemando días frente a la Santa Cruz, el emblema plateresco soslayado por metralla.

Aunque en esta sociedad desmemoriada, por en el enjambre toledano sigue pululando este personaje. En una memoria directa e intensa que muere por el propio peso de los años, la leyenda del primer ganador español del Tour sigue paseando por el Zocodover, la catedral y San Juan De los Reyes. Algún fin de semana visita su finca, tapea al lado de casa, saluda a quien le reconoce. Una persona encantada de haberse conocido, que siembra simpatía y recelo a partes iguales. Como dice, un testimonio vivo, de esos que cada vez nos quedan menos.

La importancia de Bahamontes fue capital en la España de mitad de siglo XX. Aquella España era un amasijo de ruinas y paredes quebradas, un país intervenido en lo económico, chafado por una asfixiante dictadura y lejos de los grandes foros deportivos internacionales.

Estaba claro que si un español habría destacar en algo tendría que ser en el ciclismo, el deporte de hidalgos solitarios y desgraciados, perdidos por la ruta, en medio de la nada, ceñidos por el dolor físico y moral, auténticos caballeros andantes. De Mancha surgió este personaje casi quijotesco que admitió nunca más haberse subido a una bicicleta desde el día que abandonó la competición.

España había sido hasta Bahamontes un país de escaladores, de agonistas especialistas en grandes vueltas. Ciclistas que amasaban fortuna en la montaña y perdían todo en el llano y en las cronos. Dalmacio Langarica, Bernardo Ruiz, los Rodríguez, Julián Berrendero, Vicente Trueba, Salvador Cardona,… todos fuertes y finos, pequeños escaladores de grueso cabello y honda mirada. Un especie apreciada, por singular, más allá de los Pirineos y de la que se desmarcaron muy pocos. Primero Mariano Cañardo, el más belga de todos los hispanos, y luego Miquel Poblet, la flecha amarilla, el ciclista que rompió la discreción española en las clásicas.

Selle italia

Bahamontes bebió del agua de los primeros, del escalador racial y de carácter. No obstante su figura rompió en cierto modo con el molde predominante. Era fuerte en montaña, sí, pero no se escondía en los páramos e incluso atacaba y practicaba emboscadas en jornadas llanas. Bahamontes fue también un buen pistard, cuando el noble ejercicio de los velódromos corría por la sangre de las estrellas. Se combinó con muchos, entre otros el citado Poblet con quien conjugó fondo y velocidad y no pocas giras europeas.

El Tour de Francia de 1959 aconteció, como dijimos, en una España reñida con el optimismo. Aunque el Tour llevara más de medio siglo de vida, resultaba obvio que tarde o temprano un español acabaría ganando el Tour de Francia. Al eco de la victoria del toledano la prnesa europea se rindió. “Reconozcámoslo sinceramente: Bahamontes ha sido netamente el más fuerte” dijo el mítico Het Volk belga. “Mejor que Bartali, Coppi y Gaul” afirmó la Gaceta de Amberes. “Bahamontes hubiera podido ganar con media hora” sentenció Jacques Goddet en L´ Equipe admirado por la combinación de premio de la montaña y general que arrumbó el toledano. En Le Parisien Liberé, Felix Levitan fue un poco más allá y comentó que “Bahamontes ha estado celoso de su maillot amarillo y con toda la razón. Es el primer español que inscribe su nombre en el palmarés del Tour y no puede ser el último pues el deporte ciclista está progresando notablemente al otro lado de los Pirineos”. El portugués El Mundo Deportivo redondeó: “Su victoria ha sido clara, justa e incuestionable”.

Su leyenda a veces le superó, y esa historia del helado de la cima en el Tour de 1954, la ha tenido que desmentir en más de una ocasión. De su ciclismo bebe la leyenda, la historia con mayúsculas, pero aún se turba cuando recuerda su recibimiento en la Toledo de 1959. Un pasillo de gente le acompañó en su llegada de Madrid por la nacional 401. Entró en la muralla por la puerta de Bisagra, cuyos portones debieron ser desmontados para que entrara el coche. De ahí subió pausado hasta el ayuntamiento y la catedral, con un maillot amarillo en la mano para ofrecérselo a la Virgen del Rosario. Luego toreó en la plaza vestido de campero. “Todos los récords de taquilla se batieron ese día. Más que para Ortega, más que para el desafortunado Manolete, el ídolo de España. Me hicieron creer que yo iba a torear. Confieso que tuve canguelo…”.

Este es Federico Martín Bahamontes, encantado de haberse conocido, símbolo sempiterno de la España que vieron nuestros abuelos. Para bien y para mal, una figura imprescindible.

Lo que habéis leído es el prólogo que he tenido el placer de escribir para el libro “El Tour de Bahamontes” escrito por Angel Giner y reeditado hace poco por La Biciteca. Una obra que obviamente os recomiendo porque es testimonio vivo de esta historia que siendo historia se nos escapa de las manos por el plomizo paso del tiempo.

Imagen tomada de www.ilpost.it

INFO

Esta primavera estad atentos a los nuevos maillots de  Q36.5 

3

Nuevos colores como hawai, azulpink, el estampado en 3d, y el voccaboia, expresión italiana que empleamos cuando tenemos un compañero que se pone a tirar del grupo tan fuerte que rompe la hegemonía de la grupeta.  Hablamos de un diseño vanguardista desde la licra muy ajustada y  flexible con mucha transpiración.

La diferencia más notable de Q36.5 es que su diseño es exclusivo para entrenar en bicicleta los bolsillos traseros no cuelgan y no se ven siendo maillot muy ligeros y aerodinamicos. Aquí Mikel os explica más detalle.

Más info en wwwmikelkolino.com

Castelli GIRO
Continuar Leyendo
2 Comentarios

2 Comments

  1. darkglam

    28 de enero, 2015 En 21:34

    Hablar de escaladores españoles pre Bahamontes y no mencionar a Vicente Trueba es una grave omisión. El de Torrelavega debería haber sido el primer compatriota ganador del Tour siendo rigurosos con el reglamento de la carrera.

    Saludos.

    • ivan

      28 de enero, 2015 En 23:51

      Tienes toda la razón y lo he añadido. De hecho de Trueba he escrito alguna que otra vez en otros momentos

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo

El casi siglo de vida de la maglia rosa del Giro de Italia

Publicado

en

Por

Ciclovolta

Nada ha sucedido en noventa años de Giro que no cuente con la Maglia Rosa

Nos cuenta el dos veces ganador del Giro de Italia, Alberto Contador, cuando le preguntamos por el color de la maglia, el rosa, que es “ese color en el que un ciclista sueña verse vestido de los pies a la cabeza un día, incluyendo la propia bicicleta”.

Añade, además, que ese “trofeo senza fine” que dan al ganador incrementó su peso en casi un kilo entre su primer y último triunfo en el Giro, entre 2008 y 2015, pues a él se añaden los propietarios de la maglia rosa cuando la carrera acaba en Milán.

Y es que pocos símbolos hablan del ciclismo en Italia, del Giro en esencia, como la maglia rosa, la única de ese color que se ve en el ciclismo con tanto brío y universalidad, en un calambre que recorre la bota itálica en todas las direcciones que engalana las mejores calles y las casas de un país que vive por y para su carrera.

La maglia rosa cumple 90 años, una historia que empezó de amarillo, pues de ese color eran las páginas del Diario L´ Auto, el organizador de la carrera. En 1931 la organización decidió extender los colores de las páginas del nuevo mentor de la prueba, La Gazzetta dello Sport, al jersey identificativo del mejor ciclista en carrera.

Selle italia

Ocurrió en la etapa entre Milán y Mantova, donde Learco Guerra, leyenda del primer ciclismo italiano, se impuso a Alfredo Binda, mito del ciclismo italiano que dominaba en ese momento. En ese sprint estuvo la primera maglia rosa de la historia.

Ese Giro acabaría en manos de Francesco Camusso que llegó primero a Milán tras 3000 kilómetros acompañado en el podio por Giacobbe y Marchisio.

Colección especial Giro 2021 by Castelli  

La maglia rosa de las leyendas

Hoy Alfredo Binda estaría entre los que más vistieron la maglia rosa si no fuera que le tocaron casi todas antes del estreno de ésta. Binda fue el primer ciclista en ganar tres Giros del tirón, como lo haría Eddy Merckx, quien puede decir, aún hoy, que compitió 77 días vestido de este color. Veinte más que Francesco Moser, seguido de Guiseppe Saronni y Gino Bartali.

Son las leyendas italianas de hoy y de siempre.

Fausto Coppi y Eddy Merckx sí que llegarían a Milán con la prenda más deseada

Nadie vistió tantos días seguidos la maglia rosa como Gianni Bugno en 1990, una edición que dominó de inicio a final, 22 días en este color, uno más que Tony Rominger en 1995 y dos que Miguel Indurain en su primer Giro, año 1992.

El pasado mes de octubre Tao Geoghedan Hart dio continuidad a la saga de campeones cuyos colores está a disposición del ciclista que lo pretenda. Hablamos de una pieza de 122 gramos, en varias tallas, desde S a 3XL prevista para rodar entre los 18 y 32 grados.

Los 90 años de la maglia rosa quedan inmortalizados en caracteres dorados en la parte alta de la espada. La maglia se compone de varias texturas, más aerodinámica en el frontal, es de hecho una pieza muy poco resistente al viento, con un perfecto fit hecho con materiales sostenibles.

Visible en la ruta, emblemática y elegante, la maglia rosa es un sueño para cualquier ciclista o amante del ciclismo.

+ INFO

Castelli GIRO
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La primera gran exhibición de Indurain fue en el Giro

Publicado

en

Por

Ciclovolta

La crono de Milán del Giro 92 abre el dominio de Indurain sobre el reloj

Recuerdo las horas previas de Miguel Indurain en el Giro de Italia que vio su debut, recuerdo, incluso, a modo personal, tener una Gazzetta dello Sport con la previa de la carrera.

Aquella carrera abría los brazos a una persona que encanta recibir en Italia, el vigente ganador del Tour, con toda esa serie de agasajos.

Algo similar nos contó Alberto Contador, cuando aterrizó en 2008 en Sicilia tras tener que acudir al Giro de forma inesperada.

Miguel Indurain sin embargo no venía a preparar el Tour al Giro, era prudente en las declaraciones, pero se encaramó muy rápido al liderato, en la segunda jornada, y de ahí no le apearon.

Rocacorba – 400×400
Cambrils 300×250
Cruz 400×400



Selle italia

 

Fue una carrera en la que se habló mucho de la «Santa Alianza» de italianos frente al favorito navarro, soberana tontería, la carrera demostró dos cosas, que ganó el mejor y que los italianos bastante tenían con defender, individualmente, su plaza en la carrera.

Sea como fuere el Giro 1992 llegó sentenciado a la última etapa, una contrarreloj entre Vigevano, anfitriona de una de las plazas más bellas de Italian, y la Piazza del Castello de Milán, ahí donde se erigen los primeros contrafuertes de la mole de los Sforza y al otro lado del emblemático Parco Sempione, a donde el Giro llegara tantas veces.

66 kilometrazos por medio.

Indurain había mantenido el liderato durante semanas en todo tipo de circunstancias de un Giro en el que, eso es cierto, se le atacó de mil maneras.

Sin embargo, tener el Giro sentenciado no fue suficiente para que el mundo asistiera a la primera gran exhibición de Miguel Indurain en la noble disciplina de la lucha contra el crono.

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



Aquello lo tomó como un aviso para el próximo Tour de Francia.

Así debió pensarlo acariciando la tubería blanca de su Pinarello de contrarreloj, 54-50 adelante y 12-18 atrás, en la que montaba una lenticular, por la rueda de tres bastones en la proa de la máquina.

Una bicicleta que se preparó para la primera gran exhibición de Indurain en una crono, mes y medio antes de Luxemburgo

Ya en el primer punto Indurain marca músculo: en 21 kilómetros le mete 35 segundos a Chiapucci y más de un minuto a los otros dos contendientes, Chioccioli y Giovanetti.

La combinación de Cruz para tu portabicicletas

De ahí, a la gloria, el navarro estira piernas en una pequeña sucesión de curvas, y pone a funcionar la máquina de triturar, al punto que, en la entrada de Milán dobla a Claudio Chiapucci, quien acabaría la jornada a amás de tres minutos.

Una pasada de mano con todas las letras, un triunfo sin paliativos del que nadie se libró, pues el segundo, el polivalente Guido Bontempi se quedó a 2´46´´, hasta la fecha distancias así no las habíamos visto nunca.

Luego pasó lo que pasó, pero igual que Luxemburgo cambió la historia, Milán fue el kilómetro cero de un dominio del ejercicio contra el reloj que nunca más hemos vuelto a ver.

Castelli GIRO
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

#PodcastJS ¿Cómo conciliar el ciclismo con las nuevas ciudades?

Publicado

en

Por

Ciclovolta

El acceso a las ciudades se complica para el ciclismo

A vueltas con el ciclismo entrando al centro de las ciudades: En la caída de Mikel Landa en el Giro de Italia confluyen muchos factores, desde la ilusión que generó con su ataque en Sestola al spoiler que implica su presencia en una gran carrera: siempre le pasa algo.

Al margen de todo ello, el ciclismo empieza a tener problemas importantes para acceder al centro de las ciudades.

Kilómetros finales trufados de rotondas, isletas, bolardos, bandas rugosas y todo tipo de elementos para la circulación convierten el final de ciertas etapas en auténticos peligros que se cobran sonadas caídas y dolorosos accidentes.

Aquí todos tienen su cuota de responsabilidad, desde organizadores a equipos, pero hay que buscar una manera para conciliar todo esto, sin perder de vista el factor económico que los ayuntamientos buscan albergando carreras en sus calles.

Selle italia
Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



Para arrojar luz tenemos al seleccionador nacional, Pascual Momparler, y el director de nuestro medio amigo Ciclo21, Fernando Ferrari.

Y así el Giro prosigue su ruta, marcando en rojo jornadas de tedio, como la de Cattolica o la de Termoli, por que el final puede tener trampas cuyo daño nunca conseguirá una gran etapa de montaña.

La caída de Mikel Landa ha trascendido por ser uno de los nombres importantes y su nacionalidad, pero cada vez que el ciclismo se adentra en las ciudades, nos tememos lo peor.

¿Qué proponemos?

Nuestros invitados dan algunas claves y sugieren alguna solución en el cada vez más complicado maridaje de ciclismo y ciudades.

El Podcast de El Cuaderno de JoanSeguidor está patrocinado por Tuvalum.

Castelli GIRO
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Miguel Indurain: ¿Por qué Luxemburgo fue un punto y aparte?

Publicado

en

osteopatia ciclismo JoanSeguidor
Ciclovolta

En Luxemburgo, los rivales de Indurain supieron que no iban a ganar el Tour con él en carrera

En la analizadísima andadura de Miguel Indurain, todos convenimos varios puntos de inflexión y momentos que marcan el devenir de unos años que, irremediablemente, recordamos con un cariño casi irracional, sin embargo tenemos por seguro que Luxemburgo fue el día D que torció su suerte y, por ende, la de los rivales.

Por eso discrepamos con el comentario de nuestro amigo Jonathan Lastra…

Selle italia

… por que hay momentos que, cuando suceden, marcan para bien y acaban por decantar la balanza.

Indurain lo logró en Luxemburgo

Ese día de julio, recuerdo sábado a la tarde, se obró la perfección sobre la carretera, en más de sesenta kilómetros con unos márgenes que nuestros jóvenes ojos no habían visto aún.

De hecho, creo que diferencias como aquellas hemos podido ver en contadas ocasiones y generalmente de las piernas de Jan Ullrich, el que siempre consideramos el gran talento tras Miguelón.

Rocacorba – 400×400
Cambrils 300×250
Cruz 400×400



Hasta Luxemburgo, Miguel Indurain había dibujado sus opciones, sin duda.

Ganador de dos etapas en montaña, el primer punto a tener presente sin duda fue Luz Ardiden y la forma cómo siguió a Lemond, quien, por cierto, le llevó en volandas a la victoria.

Tras ser derrotado en la Vuelta por Melchor Mauri, con la suspensión de una etapa en Pla de Beret que pudo serle favorable, el Tour que cae de su lado, lo hace con total merecimiento.

Gana la primera crono y pone la carrera patas arriba en un descenso, en legendario del Tourmalet, hacia el Valle de Campan, haciendo dupla ganadora con Chiapucci.

Desde ese día, ya de amarillo, Indurain se dedica a gestionar, primero el liderato y luego los malos momentos de Gap y la lluvia del Joux Plane.

Por medio, Gianni Bugno se declara incapaz de dejarle atrás en Alpe d´ Huez, en la gran tarde de Jeff Bernard

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



Las cronos ganadas, Val Louron y la batalla de Alpe d´ Huez fueron muescas en el revólver, pero nada que anticipara lo de Luxemburgo.

En el Gran Ducado centroeuropeo prolongó lo que se vio en el anterior Tour y lo lanzó al espacio exterior.

En cierto modo lo anticipó en la crono de Milán, la que sella su primer Giro, pero en esos sesenta kilómetros rompe todos los registros, y una cosa muy importante, da por sentado que, si nada raro sucede, dos generaciones enteras sabían que no iban a ganar el Tour en unos años.

El varapalo más evidente se lo llevó Bugno, principal rival sobre el papel, un tipo que venía como un tiro desde que ganara el Giro de inicio a fin hasta que chocó contra el navarro.

Sin embargo compañeros de generación como Chiapucci, Alcalá y Breukink tomaron nota de la imposibilidad de ganar el Tour si Miguel era de la partida, y lo mismo decir que la generación anterior, la que representaban Lemond, Perico, Roche y un Laurent Fignon que fue testigo directo del destrozo por cuanto fue doblado habiendo salido seis minutos antes.

Conviene señalar que entre estos cuatro sumaron siete Tours, la práctica totalidad de la década de los ochenta, con la salvedad de Bernard Hinault, a cuya sombra crecen y se emancipan.

Aquel día las diferencias marcaron época de tal manera, que la forma que, por ejemplo, imaginó Chiapucci para compensarlas fue un ataque en los Alpes, a más de 200 kilómetros de meta, para dar con la jornada de Sestriere.

Diferencias de ese tamaño en Luxemburgo, las repetiría Indurain en varias cronos, siendo la de Bergerac la mejor para muchos, luego, lo dicho Jan Ullrich y muy poquito más.

Aquello fue de otra galaxia.

Castelli GIRO
Continuar Leyendo

TWITTER

La empresa de pisos de madera y vinilo @QuickStepFloor anunció que continuará su patrocinio con el equipo belga hasta 2027. Esta empresa ha estado ligada al ciclismo desde 1999 y con la actual organización desde 2003. #ciclismo

¡Te recomiendo que escuches este audio de iVoox! Los mejores Conexión Vintage son los de ciclismo. Una charla que mantuvimos @JoanSeguidor y yo sobre el #vintage y el ciclismo 👏👏👏 https://go.ivoox.com/rf/70160878

Que gusto charlar con @JoanSeguidor y @FAremberg

Nos liamos más que la pata de un romano. https://twitter.com/JoanSeguidor/status/1394639211056205828

La guía turística del Giro de Italia (II)

@ivoox https://go.ivoox.com/rf/70163261?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_content=audio&utm_campaign=tw_autopublish

La primera gran exhibición de Indurain fue en el Giro

https://joanseguidor.com/giro-italia-1992-indurain/ by @JoanSeguidor #Giro2021

Load More...

Lo + leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.