Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Vuelta España

La canción de la Vuelta, ese clásico (y II)

Publicado

en

Seguimos por ese viaje que fue el de muchos con la canción de la Vuelta

La canción de la Vuelta de Azul y Negro decía aquello de…

No tengo tiempo para pensar, no tengo tiempo de programar, no tengo tiempo para escapar, no tengo tiempo de terminar, con los dedos de una mano, voy contando los segundos, voy contando los minutos.

…. Muy apropiada ¿verdad?

Kern Pharma

 

Azul y Negro volvería a repetir diez años más tarde, en 1993, con Two Pa Ka en una edición dominada por el suizo Tony Rominger que se llevaba el maillot amarillo, la regularidad y la montaña, tan querido/odiado por  los aficionados en este país.

Pero esto es una carrera y hay que seguir adelante y el pelotón sigue avanzando al ritmo de la música y llegamos a 1984, el año que Eric Caritoux, un completo desconocido, ganaba la ronda española con tan sólo seis segundos de diferencia con el gran Alberto Fernández, al son  de la sintonía del genial y malogrado cantante y compositor asturiano Tino Casal y su recordado Pánico En El Edén:

“Sí o no, una de dos, o bajas tú o subo yo”

Otra canción muy asociada a la Vuelta a España de este genial artista, Tino Casal, que con tan sólo 13 años empezó su carrera musical con el grupo Los Zafiros Negros y años más tarde formando parte de Los Archiduques.

 

El locutor sigue generoso pinchando los mejores «discos» y más recordados de la Vuelta, aunque sus comentarios sobre ciclismo, mejor los evitamos.

Pero a nivel musical sigue imparable y nos ofrece una nueva canción, la del año 1985, un sencillo llamado Baila interpretado por Iván, ídolo de quinceañeras de la época que inundaban las pistas de baile.

Y en efecto, «bailando» sobre la bici, el gran Perico Delgado se escapó en el descenso del Puerto de Navacerrada en la penúltima etapa, dando alcance a José Recio que iba escapado y remontando los seis minutos de diferencia que le llevaba Robert Millar, ganando una épica edición de la Vuelta.

La ronda de 1986 vino de la mano de Gloria Estefan y su Miami Sound Machine que nos alegró la Vuelta con su Conga.

 

 

También muy reconocida ¿la recordáis?

Ese fue otro temazo en la historia de la canción de la Vuelta.

Un pelotazo que llegó a vender más de 5 millones de copias en USA, permaneciendo más de 20 semanas en el nº 1 de las listas. Aquel año el gallego Álvaro Pino («que se compró una vespino» dice el cachondo del locutor a modo de rima) nos hizo disfrutar con su victoria derrotando a figuras como Sean Kelly, Fignon, Millar o el propio Perico.

Como el tiempo apremia y el programa ya va contra el crono, el locutor empieza a dar tumbos en el tiempo, pasando directamente al año 1988, en el cual Serafín Zubiri lo bordó con su Pedaleando para dar la victoria a Sean Kelly:

 

¿Cuántos kilómetros me faltan para la meta final? Pedaleando, te voy buscando. Si llegara yo primero, lo sabría el mundo entero

Seguimos con otro grupo como La Unión, banda madrileña que con su “Más y Más” llevó a Perico en volandas para pedir más y más y llevarse al zurrón su segunda Vuelta, la del 89:

Haz conmigo lo que quieras nena, sabes que te pertenezco nena, vamos a volvernos locos, vamos a subir al cielo juntos, cabalgando en la pasión, deseo más y más, vamos nena hasta el final….”

¡Un escándalo! 😉

El personalizado de colores es santo y seña en Berria Bikes 

Según Rafa Sánchez, de esta manera, habrían contribuido a que los españoles, durante aquel año, hicieran mucho más el amor.

La Unión repetiría con otro éxito indiscutible en 1991 con su Dámelo Ya, algo que muy bien le podría haber dicho Melcior Mauri a Indurain, aquel año, para que entregara la cuchara y rindiera el triunfo al catalán de Vic”

La hora escasa de duración del programa hace que el presentador proporcione un nuevo brinco en el tiempo y vayamos a parar a la recordada edición del año 1999.

Atrás quedaban temas de Havana, Víctor Coyote, Malou o Vengaboys, por destacar algunos.

 

Pero aquel 99 no lo podía dejar fuera, no en vano era su etapa reina, ya que al son de los acordes de la gaita folk/celta del asturiano Hevia y su El Garrotín, la edición de aquel año ascendía por vez primera el mítico Angliru.

La prueba la ganó Jan Ullrich pero todos recordaremos la victoria épica del Chaba Jiménez en las rampas del muro de Riosa, saliendo de entre la niebla y adelantando a Tonkov que iba escapado.

El locutor confiesa que no le gusta para nada la gaita MIDI de Hevia y que no soporta su línea de bajo electrónica.

Para gustos los colores.

Pero yo me quedo con esta canción.

Escucharla en Asturias, en la Cueña les Cabres, un día de orbayu, esperando el paso de los corredores, no tiene precio.

Yo estuve allí.

En 2003, Hevia volvería repetir con su Tirador, en otra épica Vuelta ganada por Roberto Heras, la segunda después de la del año 2000, edición que fue acompañada por la sintonía de la formación barcelonesa OBK y su El Cielo No Entiende, otra canción que también quedó bastante labrada en el recuerdo de la ronda española.

Nos plantamos ya en el año 2004 y el locutor va devorando etapas, el tiempo se le echa encima y como si fuera a la cabeza del gran pelotón, está preparando ya fuerte el sprint y nos lanza con Melendi y su Con La Luna Llena.

Su canción dedicada a la vuelta a España estaba bien justificada por su famosa anécdota, cuando en un viaje en avión a México obligó a la tripulación a girar y volver a Madrid.

Se comenta, se rumorea, que Melendi montó un pollo tremendo, algo “fuera” de sí.

Aquel año de nuevo la edición fue para un gran Roberto Heras.

El presentador vuelve a pincharnos una nueva sintonía, brevemente, la del 2006 ganada por Alexandre Vinokourov que al ritmo de Nena Daconte (nombre de un personaje del libro de Gabriel García Márquez, El rastro de tu sangre en la nieve) se preguntaba ¿En Que Estrella Estará?

La respuesta, años más tarde, la encontró en este 2012, concretamente en Londres.

Al locutor ya le quedan pocos minutos para finalizar el programa.

El esprint final estaba cantado y los Preciados, en 2010, daban Otra Oportunidad al italiano Vincenzo Nibali para ganar una gran ronda por etapas, ya con el maillot rojo, y ante un gran Ezequiel Mosquera con la primera ascensión que se hizo a la Bola del Mundo.

Inolvidable:

Quiero que me ciegue el sol, quiero ser un corazón que lata con más fuerza

El programa había finalizado después de una hora larga de duración en el que habíamos recorridos juntos parte viva de  la historia de la Vuelta de los últimos 30 años con el recuerdo de sus sintonías oficiales.

En el tintero habían quedado muchas, como la de Pastora Soler y su Corazón Congelado,  Hanna, Beatriz Luengo o Zahara, pero sobre todo a quien más eché de menos fue a Patricia Manterola que llevaba loco perdido al pelotón con su canción y famoso baile plagado de curvas Que El Ritmo No Pare.

Cualquiera le decía que no a la guapa de la Manterola ¿cierto?

Otro temazo de la canción de la Vuelta…

«Que el ritmo no pare, no pare no, que el ritmo no pare, si te gusta a ti, muévete y no pares y no pares sigue sí, que el ritmo es tan rico, que sí, que sí, que sí, ¡que sí!»

Desde entonces, poco o nada hemos vuelto a saber de «La canción de La Vuelta».

Porque, reconocedlo, ¿sabríais decidnos quién canta y el título de la sintonía de esta edición de 2019?

Sin consultar a Google, sí.

Si queréis leer la primera parte

Por Jordi Escrihuela

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo

Pogacar, el último de Andalucía

Publicado

en

Por

La entrada de Pogacar le da un plus a la galería de ganadores de la Vuelta a Andalucía

Tadej Pogacar ya está en la lista de la Vuelta a Andalucía.

En su discurso de diversificar objetivos el esloveno se ha metido en la historia de una carrera que en un par de años, ojo, va a cumplir cien años, pues hay que irse a 1925 para tener imágenes de la primera salida de la ronda andaluza.

Y eso que entre las dos primeras ediciones de la Vuelta a Andalucía pasaron 30 años, muchos más que los que tiene Pogacar.

Kern Pharma

El día 28 de octubre de 1925, la sevillana Puerta de Jerez había dado la salida a la primera edición de la Vuelta a Andalucía de mano del Ciclo Sport de Sevilla, capitaneado por un hombre apasionante, Miguel Arteman, el mismo que catorce años antes había ayudado a alumbrar la Volta a Catalunya.

Aquel pelotón de 38 ciclistas recorrió un itinerario que hizo alto en Córdoba, Málaga, La Línea y Cádiz. Ricardo Montero fue el ganador.

Le sucedería tres décadas después José Gómez Del Moral, el primer andaluz en ganar su carrera.

En ese periodo los mentores de la Agrupación Ciclista Malagueña trabajaron para recuperar el esplendor de ese fogonazo inicial.

Grandes nombres respondieron: Langarica, Poblet, Vidaurreta, Company,…

Sin embargo la penuria económica de finales de los cincuenta apretó tanto que llegaron soluciones: los hermanos Tellez supieron ver en la ingente cantidad de turismo que cada año se venía al sur el filón para sacar el dinero necesario.

Fue entonces cuando ya algunos vieron clarísimo el potencial económico que el turismo le podía reportar al ciclismo.

Los años pasaron, la carrera se estableció y marcó en el circuito del Parque malagueño su tradicional punto de arranque.

Altig, Segú, Mendiburu, Maertens & Thurau, ambos por partida doble hasta la llegada de Chozas, Golz y Gorospe.

Muchos grandes dejaban un granito de arena en el castillo andaluz que sin embargo lloró de pena el día que Manuel Galera se dejó la vida en la segunda etapa de 1972 tras disputar los puntos del Alto del Mjón, entre Granada y Córdoba.

En los años ochenta llegaron los actuales gestores de la carrera que se preció un año en dar el salto a Ceuta y otro en pasar la frontera de Gibraltar.

En ese periodo llegaron nuevos nombres al palmarés, Stefano Della Santa –un especialista italiano en arranques de temporada- fue el más ducho si bien no sería hasta Alejandro Valverde, ganador de tres años consecutivos, que vimos un dominio tan sostenido en el tiempo.

Tadej Pogacar forma parte de ese linaje ¿querrá extender su dominio en Andalucía o mirará otros objetivos)

Imagen: FB Vuelta Andalucía

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La primera etapa de la primera Vuelta ciclista a España

Publicado

en

Por

Camino de 90 años del nacimiento de la Vuelta ciclista a España

Así conté un día la primera etapa del la primera Vuelta ciclista a España…

El día 29 de abril, a primera hora de la mañana, con el sol asomando sobre la coronilla de la arboleda de la Puerta de Hierro madrileña y una multitud congregada para la ocasión, se dio la salida a la primera edición de la carrera nacional.

Los diarios rezumaban titulares que retrataban el ambiente.

Kern Pharma

Un fotomontaje ponía en valor los bustos de las esperanzas españolas frente a la pequeña, pero muy experimentada, delegación extranjera. De izquierda a derecha: Federico Ezquerra, faz como desdentada, rehundida, presa de una extrema delgadez, pelo hacia atrás como recién lavado.

Un cadáver sobre la máquina. Luciano Montero, de mirada desconfiada, ceño arrugado y rostro ligeramente escondido, como si una sombra aplacara algún sentimiento frustrado.

Vicente Trueba, como ausente, ido.

Se vio que aquella no fue su carrera.

Mariano Cañardo, esbelto, frente ancha, peinado marcado, gruesa nariz, ojos vigorosos y cara angulosa. Sonriente, fue el único en vestir camisola oscura, como distinguiéndose entre tan mal disimulado blanco.

Porque Mariano Cañardo era el hombre de la afición. Las miradas de la España que entronizaba su primera Vuelta eran para él. Las esperanzas se cernían sobre sus espaldas anchas y delimitadas por aquellos tubulares de recambio que tenían que llevar cual chaleco, en previsión del seguro reventón. El negro asfalto de la ruta lucía a menudo una marca hecha a mano.

Emborronada y tosca, la leyenda no iba más allá del “Viva Cañardo”, así, simple, escrito por miles de carreteras a yeso, con la muñeca en escorzo imposible.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Niños, mayores, todos se desgañitaban al paso del navarro.

Espachurraban tiza en el suelo como quien empuja sus sueños hacia el cielo.

Casi de forma premonitoria, las portadas avanzaron lo que el sentir de la gente y la suerte de la competición corroborarían.

Mariano, dorsal uno a la espalda, era el hombre a seguir de salida, y lo fue a cada paso hasta Madrid, esa Madrid que rezumaba obras de Federico García Lorca por los carteles de sus teatros.

Las razones de aquella pasión de Semana Santa por Mariano derivaban de una excelsa lista de victorias en el panorama nacional desde el mismo momento en que decidió ser ciclista y se colgó un dorsal.

Aquel fornido ciclista de Olite, aunque instalado en Barcelona, desde su mayoría de edad presentaba credenciales sobradas en el panorama doméstico, tales como la Volta a Catalunya, la carrera que entonces marcaba el paso, que había ganado cuatro veces, sumada a campeonatos de España y la Vuelta al País Vasco.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Harina de otro costal era hablar de sus activos más allá de los Pirineos, esa extraña frontera para los ibéricos de la época que Mariano sí que había osado cruzar, pues un año antes había sido noveno nada menos que en el Tour de Francia, en una edición ganada por Antonin Magne, con Vicente Trueba décimo.

No obstante correr en suelo no español, para aquella generación de ciclistas que, más que aprender el oficio, tuvieron que inventarlo, fue un cénit no solo físico sino también mental que habría que trabajar con calma, tiempo y pasión para superarlo.

La carrera partió muy temprano dirección Valladolid.

En el alto de los Leones el suizo Leo Amberg soltó el primer ataque de la primera etapa en la primera edición.

Pronto Mariano se erigió en protagonista. El navarro-catalán se soldó a la rueda del belga Antoon Dignef.

El infortunio quiso que los pinchazos hicieran acto de presencia bien pronto.

Los tubulares de Mariano parecieron de mantequilla durante toda la carrera, cosa que ya se vio en la primera jornada.

Varios pinchazos, y Dignef voló. El belga ganó en Valladolid una etapa para la historia, lo que le supuso ser el primer líder de la carrera.

Se vistió de naranja, algo que por mucho que lo intentara, Mariano no lograría jamás, aunque portara el dorsal uno en tan singular ocasión.

No obstante su historia mereció ser plasmada en los anales del ciclismo. Estuvo llena de grandes gestas, heroicidad y grandeza sin igual.

Pocos días antes de empezar, Cañardo manifestaba un disimulado optimismo ante la Vuelta.

No quiso entrar en el detalle de su estado de forma, no quiso concretar rivales, pero sí puso de relieve que los malos momentos del Gran Premio de la República, disputado poco antes, ya eran historia. Su ambición se tapaba a duras penas.

Confiado en sus posibilidades, la modestia solapaba lo que sus piernas le daban a entender.

Mariano quería ganar, y la magullada teoría de la superioridad foránea no iba a detenerlo.

Texto de libro «El primer campeón, el mundo que vio Mariano Cañardo«

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

La Vuelta 2021 recupera el equilibrio

Publicado

en

Por

La Vuelta 2021 presenta el recorrido más compensado de tiempos recientes

Si hay que dar un veredicto sobre el recorrido, a priori, de la Vuelta a España 2021 que se acaba de presentar, es el de que nos gusta, y lo decimos desde una base muy clara, que el organizador puede crear la mejor carrera del mundo, diseñar las etapas más bellas, pasar por bajo el balcón de nuestra casa… que si el ciclista no quiere, poco hay que rascar.

Como decimos, este balance es a priori y la palabra balance, creo que se ajusta a lo que pensamos de la tercera grande del año.

La Vuelta 2021 vuelve a las fechas de agosto y se instala entre dos de los monumentos más bellos de España, las catedrales de Burgos y Santiago

La combinación de Cruz para tu portabicicletas

Kern Pharma

Pero esto no será una ruta a Compostela al uso, tres semanas les va a llevar y por toda la geografía, esta vez sí, se van a mover, no hablamos de la Vuelta al norte de España.

Este primer punto de equilibrio se extiende a otros campos: las llegadas en alto se reparten mejor, no van todas en tropel, se realiza un guiño al maltratado colectivo de velocistas, hay una crono al final, sin tachuelas ni muros…

En definitiva una Vuelta más equilibrada, que será la de 2021, pero que nos recuerda a aquellas que se celebraban en abril.

Más de 25 años de eso.

Ciclobrava – 400×100 Landing

 

Aunque el camino hacia Santiago parezca la primera premisa al ver el mapa de la carrera, ésta se embarca en una ruta similar al del Cid en su primer tramo, dirección a Levante desde Burgos, premiando llegadas que recordamos míticas, como aquellas del páramo de Albacete y los destrozos que el viento provocaba.

La carrera sabe que una jornada con el Dios Eolo soplando es oro, lo sabe además de tiempos recientes, como aquella de Guadalajara que se corrió por encima de cincuenta la hora y puso al líder Roglic en un brete.

Las etapas llanas salpican el recorrido, en días que invitan a que los velocistas se animen y vuelvan a una carrera que no hace tanto se vanaglorió de tener a Van Poppel, Abdoujaparov, Cipollini y otros grandes de la velocidad.

Pero no sólo eso, cabe sumarle la dosificación de llegadas en alto, con la inserción de jornadas tipo Balcón de Alicante o la de Mos, Pontevedra, en la previa del final, que ponen acento en ese ciclismo de no dar tregua ni al líder ni a sus compañeros.

Jornadas de alta montaña se prevén sobre todo en dos escenarios, el almeriense con Velefique, esa etapa es terrible, y la incorporación del Gamoniteiro, la otra cara del Angliru, en una novedad que maridará con la tradición de los Lagos de Covadonga.

Asturias de ayer y hoy en la misma carrera.

Cruz 400×400

 

Nos gusta mucho la elección de Villuercas, una cima inédita que desmonta el cliché de que Extremadura no tiene dureza, y se le otorga al Picón Blanco, donde Evenepoel sacara el rodillo, el papel de «starter» en la montaña.

En definitiva una carrera que dando un paso atrás creo que gana en boca, mucho más que con esa profusión de muros y llegadas en alto que la habían llevado a la nulidad de movimientos entre los grandes, pues al final había tanto para poder atacar que el problema era elegir dónde.

Veremos qué queda y qué disfrutamos de esta Vuelta 2021, para agosto si las cosas no han mejorado, bien jodidos estaremos entonces, en todo caso la carrera que da continuidad a la mágica edición de 2020 merece la mejor de las suertes, porque ha demostrado saber modular un recorrido que sobre el papel pinta bien.

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclistas

#Moment2020 El Roglic vs Carapaz de la Vuelta en Moncalvillo

Publicado

en

Por

La llegada a Moncalvillo fue uno de los grandes momentos de la Vuelta

Cuando Roglic cruzó la meta de Moncalvillo, inédito en la Vuelta, dijimos
No creo que el Roglic haya llegado a este punto para renunciar a la Vuelta a la que apunta nuevamente, ni que rompa sus principios y distancias para poner en aprietos a Carapaz.
El duelo Roglic-Carapaz de Moncalvillo es de antología, poesía ciclista en luz otoñal por una montaña confinada para todos, salvo para los ciclistas.
Ese mano a mano se verá estos días y sólo la crono de Ézaro lo puede romper y sólo a favor del esloveno, por eso Richard Carapaz tiene que sacar cartas nuevas en Asturias, no esperar al final y confiar que el tiempo enfríe lo suficiente para mojar la pólvora de su rival como en Formiga.
A diferencia del Giro 2019, esta vez Roglic ve venir al ecuatoriano.

Casi dos semanas después de la cima riojana el resultado lo vimos: Primoz Roglic ganó la segunda Vuelta a España.

Cruz 400×400

 
En la Vuelta de otoño que guardaremos en la retina, los colores alcanzaron su máxima expresión en la cima riojana que estrenó el Chava.
Veníamos de un mano a mano corto pero intenso, antológico entre el esloveno y Carapaz, un pulso de iguales que decidió Roglic, enjuto en verde para estrechar las distancias que el caos de lluvia y frío de Formigal había generado.
Roglic atacó más de lo que acostumbra, no fue un «pancartazo», expresión que con lo de «fumarse la etapa» se ha adueñado de muchos juicios de este ciclismo que nos ha tocado en suerte.
Carapaz entró al trapo y se dieron hasta en el carnet, hasta que el esloveno, rehecho admirablemente del palo del Tour, marcó puso tierra de por medio.
Moncalvillo fue el descubrimiento de la Vuelta, la llegada de Roglic iluminado por el sol de tarde, el verde de su maillot, los claroscuros que marcaban su rostro, el fondo, una acuarela, una de las muchas que nos dio la edición más singular de la carrera
Imagen: FB de La Vuelta

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

DESTACADO:

Lo + leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.