Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

Henri Desgrange, la primera personalidad de la historia del ciclismo

Publicado

en

DT – 2022 post

De tanto en cuando nos tomamos la costumbre de ir introduciendo en estas páginas de El Cuaderno de Joan Seguidor algún evento de carácter histórico de los miles, casi infinidad, que han emanado y emanan de esta sugestiva prueba de alta repercusión deportiva y mundial como es el Tour de Francia, una competición ciclista en la que siempre hemos estado vinculados por razones periodísticas.

Preámbulo

No podemos por menos que glosar a este hombre que fue todo carácter llamado Henri Desgrange (1865-1940), el verdadero precursor, artífice y fundador del Tour, cuando desempeñaba el cargo de redactor en jefe y director del periódico deportivo asociado “L´Auto-Vélo” tutelado a su vez también en aquellos tiempos por Víctor Goddet, otro impulsor y colaborador de la obra, padre de Jacques, que precisamente desempeñaría años más tarde el cargo de patrón de la prueba, concretamente en el periodo comprendido entre los años 1929 y 1988, marcando, dicho sea de paso, una trayectoria a todas luces magistral.

Se dio la circunstancia de que la unión de aquellos dos rotativos se realizó con el objetivo de evitar una competencia mutua que debilitaría a ambas entidades en su poder individual. Un contraste que distinguía a estas dos publicaciones era que “L´Auto” ilustraba sus páginas bajo una tonalidad más bien amarillenta, mientras que el rotativo “Velo” sus hojas se identificaban por su color verde pálido.

Monsieur Henri Desgrange, el fundador del Tour

Henri Desgrange, licenciado aventajado en la carrera de derecho, tuvo la idea de crear e instaurar el Tour de Francia a principios del siglo pasado, culminando en el año 1903, cuando su publicación se independizó pasando a denominarse “L´Auto”. Influyó en el proyecto otro colega, un tal Géo Lefèvre, encargado de la sección de ciclismo del mismo rotativo y no menos entusiasta del deporte de las dos ruedas. No pasa de ser curiosidad el de que expongamos que los responsables de todo aquello, casi un sueño imposible, acostumbraban a reunirse para almorzar en un restaurante apodado “Madrid” ¡qué coincidencia! situado en un barrio parisino no lejos de la redacción del aludido periódico.

El objetivo radicaba en renovarse con nuevas ideas que pudieran entusiasmar en más a los lectores. Por un lado, estaba el periódico en sí, y, por el otro, la prueba por etapas en perspectiva. De esta amalgama se intentaría sacar un beneficio común. Primero sería el acontecimiento ciclista propiamente dicho con sus noticias de etapa a diario, y otra, una segunda razón, sería renovar de arriba a abajo la publicación, introduciendo los anuncios de rigor y demás, lo cual en consecuencia permitiría una promoción más eficaz del rotativo en cuestión y unas ganancias económicas que se necesitaban a toda costa.

1

En aquel mes de julio de 1903

Aun enfrentándose con muchos inconvenientes, la verdad cierta es que el Tour, esperado Tour, se puso en marcha el primero de julio del año 1903, concluyendo el día 19 del mismo mes tras circular la caravana multicolor ciclista por gran parte de las tierras de Francia, cosa que se hizo tomando como base un itinerario desglosado en seis etapas. Se recorrió, cuesta decirlo, la friolera de un total de 2.428 kilómetros, lo cual representaba una media diaria de unos 400 kilómetros, una verdadera y contrastada temeridad.

Se decidió insertar entre etapa y etapa un par de días de descanso para reponer fuerzas y facilitar al mismo tiempo la recuperación física de los corredores. Se supo que salieron de París sesenta intrépidos y valientes ciclistas. Pero lo cierto fue que en su colofón final terminaron tan sólo la contienda veintiún supervivientes, si es que se les pudiera llamar así. Aquel desafío deportivo no perdonó a los animosos y sacrificados concurrentes.

Henri Desgrange, un hombre ambicioso bajo todos los conceptos, antes de poner en marcha tan colosal aventura, se preocupó a conciencia de examinar el itinerario colocando en partes estratégicas los controles de rigor para aquilatar el seguimiento de los mencionados atletas del pedal.

Para solventar toda aquella complicada situación se valió de un animoso ciclista italiano, Rodolfo Muller, a pesar de su apellido que parecía más alemán que otra cosa, el cual se puso a su entera disposición y a sus órdenes, pedaleando durante más de un mes montado sobre una vetusta y pesada bicicleta, provista de un endeble sillín y sostenida por las dos ruedas clásicas. Cubrió un montón de kilómetros; casi otro Tour. Inspeccionó pacientemente el trazado, realizando ciertos cambios que facilitarían luego el mejor desarrollo de la prueba en cuestión.

El francés Garin: De deshollinador a vencedor del Tour

El primer Tour de Francia se inició, tal como hemos consignado con anterioridad, el primero de julio de 1903, con un conglomerado de sesenta participantes. Partieron todos ellos del Café Au Réveil-Martin en el barrio de Montgeron, situado en las afueras de la capital francesa, concretamente en la zona sur. Algunos ciclistas tomaron la decisión de correr desapercibidos a las gentes bajo un simple seudónimo, pues se consideraba aquel deporte no dejaba de ser un oficio de escasa monta o de bajo calado. El primer ganador, todos los sabemos, fue Maurice Garin, que inauguró la larga historia del Tour.

Nunca está de más al concluir este escrito mencionando que Henri Desgrange, era un ser sumamente activo e inquieto. Dirigió con fehaciente autoridad la gestión requerida por los velódromos de Burdeos y de París. Este último se denominaría en un próximo futuro Parque de los Príncipes, emplazado en la zona conocida del barrio Boulogne-sur-Seine, famoso por haber sido sede durante varios años como final del Tour de Francia.

Desgrange destacó en su juventud por sus gestas ciclistas

No podemos pasar por alto lo que representó Henri Desgrange en su juventud, en la cual sobresalió como ciclista, especialmente en la modalidad de pista. Su nombre alcanzó una dilatada popularidad al establecer el primer récord del mundo de la hora en pista cubierta, recorriendo la distancia de treinta y cinco kilómetros 325 metros en el velódromo de Búfalo, emplazado en el barrio apelado Neuilly, situado en la región parisina de los alrededores. Fue una gesta, una marca histórica, si se tiene en cuenta tal como corrían los ciclistas en aquellos tiempos; sin apenas preparación y con bicicletas acusadamente pesadas. Aquella hazaña tuvo lugar el 11 de mayo de 1893, en París, en la capital que le vio nacer, tal como hemos apuntado.

Mis antecedentes

Hacemos un inciso final para ensalzar la figura del mencionado más arriba Jacques Goddet, una persona de gran calidad humana que poseía una capacidad desenvuelta para desarrollar adecuadamente la problemática que suponía el ejercer un alto cargo de responsabilidad. Fue un digno sucesor de Henri Desgrange. Tuve la feliz oportunidad de conocerle personalmente, y lo singularizo en este apartado, asimilando de cerca sus inquietudes y valorando sus juicios que consideré siempre ponderados. Fue, además, un desenvuelto maestro de la pluma.

Al redactar estas líneas, no puedo por menos que plasmar un fiel recuerdo de homenaje hacia él, que me orientó en muchas cosas relacionadas con el ciclismo. De cuando, no pocas veces, tuve la oportunidad de compartir las incidencias del Tour de Francia como seguidor de la ronda gala. No había yo cumplido siquiera los veinte años de edad. Goddet poseía una personalidad, por lo general, más bien introvertida frente a sus compañeros de tareas organizativas. En verdad, he de afirmar, que nunca tuve razones suficientes para catalogarlo así. Las personas diversifican sus actitudes según el prisma real que refleja el amplio abanico que encierra la amistad.

Por Gerardo Fuster

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo
2 Comentarios

2 Comments

  1. Gerard

    20 de abril, 2016 En 17:13

    Figura encomiable la de Desgrange en primer lugar, y la de Goddet a continuación, que contribuyeron como fundadores al inicio de la épica ronda gala cuando corría el lejano 1903. La historia siempre nos acerca a la verdad de los actuales acontecimientos.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Grandes victorias y asignaturas pendientes del ciclismo español

Publicado

en

DT – 2022 post

Recordamos las primeras victorias del ciclismo español en las carreras de referencia

Aprovechando días de descanso ciclista, con los equipos repensando volver a la actividad de invierno, quería echar cuentas sobre algunas de las cositas que el ciclismo español ha logrado y otras que quedan por lograr.

Vamos a por ello…

Década de los 50. Años en los que la España de la época dura de la dictadura generaba su debate favorito entorno a dos de los grandes ciclistas de nuestra historia.

Unos apostaban por Bahamontes, los otros querían a Loroño.

Entre el toledano y vizcaíno, ese país recuperándose de las heridas de una tremenda guerra encontraba distracción ante males mayores e imponderables.

En esa España, como en la de ahora, aunque no en la misma medida, interesaban principalmente las grandes vueltas.

Shimano Sep 2022 – Post

En el ocaso del citado decenio, el águila toledana ganó el primer Tour de Francia.

Hablamos de la edición de 1959.

Ese año el ciclismo español se graduaba entre las grandes potencias.

Y lo hacía en el único foro donde las podía igualar, en el terreno de las tres semanas y 21 etapas.

Antes de la victoria de Bahamontes en Francia, ya se contaban algunos podios en la más grande de las carreras, e incluso se había probado el sabor de los laureles en la Vuelta a España, como buenos anfitriones.

Sin embargo, en esos tiempos, un aislado halo de modernidad recorrió nuestro pelotón cuando en un par de ocasiones, Miquel Poblet hacía historia ganando la Milán- San Remo de los años 57 y 59.

La causa del catalán respondía a cánones excepcionales para el ciclista español de la época. Enrolado en un equipo italiano, el sprinter de Montcada surcó de cierta originalidad la evolución del ciclismo español. A sus éxitos en San Remo, unía otros hitos, como ganar numerosas etapas en el Giro o pisar el podio de Roubaix. Antes de él nadie lo había hecho y pasarían muchos años para ver algo igual.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Pequeñas y grandes vueltas, territorio amigo 

El ciclismo nacional no tardó en probar los laureles en la grande de casa.

En la Vuelta, con tres de sus ediciones consumidas, llegó el primer éxito de los anfitriones por medio de Julián Berrendero en 1941. Luego vendrían los éxitos de los hermanos Rodríguez, Delio y Emilio, Langarica, Ruiz,….

En el Tour de Francia, Bahamontes ganó al medio siglo de historia. No ha ocurrido lo mismo en el Giro de Italia. A pesar de los memorables momentos ofrecidos por personajes casados con el espectáculo, como el caso de José Manuel Fuente, se tardó la friolera de 83 años en ganarlo. En la olímpica edición de 1992 Miguel Indurain puso cerco a tal maleficio. Un año después repetiría.

Realizando un repaso a las principales carreras por etapas, salvado el capítulo de grandes vueltas, una vez más Miguel Indurain marca puntos de inflexión.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

En la París- Niza de 1989, mismo año en el que ganó el Criterium Internacional, el navarro sería el primer español en hacerse con el triunfo toda vez se habían quemado unas 60 ediciones.

No ocurrió lo mismo en la Tirreno que hasta 1991 no se la llevó para España Hermino Díaz Zabala, aunque con sólo 25 ediciones desde su inicio.

En la tradicional previa del Giro, el Tour de Romandía, a pesar de un podio de Bahamontes, allá por el 63, la primera victoria española la lograría Francisco Galdós en 1975. Un par de años antes, José Manuel Fuente zanjó la sequía en la Vuelta a Suiza, mientras que en su gemela alpina, la Dauphiné, Valetín Uriona halló fortuna en 1964, a los 17 años de su creación.

Esta revista repaso incluye carreras modernas por mucho que ofrezcan no ofrecen la perspectiva histórica de otras.

A las tres ediciones el Eneco Tour ya estuvo en manos de un cántabro, Iván Gutiérrez.

El Tour Dowm Under vio el éxito de Mikel Astarloza en 2003 con cinco ediciones a sus espaldas.

En la Vuelta a Alemania, una de las carreras más antiguas del calendario internacional, a pesar de ser pocos quienes lo saben, tuvo a David Plaza como ganador en 2000, es decir casi 90 años después de su inicio.

Ion Izagirre tiene en la Vuelta a Polonia una de sus grandes piezas, si bien carreras como los Cuatro Días de Dunkerque y Tres Días de La Panne, pruebas que vistas sus afinidades con las clásicas adoquinadas, han sido tradicionalmente ajenas a los calendarios de los nuestros.

Imagen: Aventura de la historia

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Les Arcs vio la peor pájara de Miguel Indurain

Publicado

en

DT – 2022 post

Aquella tarde en Les Arcs, voló para siempre el sexto Tour de Indurain

Visto ahora entendemos que no era posible, no sólo por él, también por los muchos rivales que tenía, muchos de ellos mejores que él en esa carrera, pero aún me acuerdo del chute de adrenalina y optimismo que surgió de la hinchada aquella tarde de Les Arcs, cuando Miguel Indurain llegó roto a línea de meta.

Pero no sería posible, los cuatro minutos que le tocaba remontar ante Riis, Ullrich, Virenque, Dufaux y cia era mucho remar, incluso para un pentacampeón de la mejor carrera del mundo.

Shimano Sep 2022 – Post

Poco o nada se podía presagiar sobre la suerte de Miguel Indurain en ese Tour de 1996 antes de llegar a Les Arcs.

Su dominio en la carrera había sido cada vez un poco mejor que el año anterior, e incluso esa temporada se había mostrado con mordiente y apetito, como se le vio en el Izoard en el Dauphiné.

Sin embargo, algo no marchaba para Miguel esos días, su musculatura, testigo mudo pero tangible de su estado de forma, acusaba en silencio las palizas de una primera semana de carrera inundada en agua y frio.

Así las cosas, la primera etapa importante de la carrera, un tránsito alpino con llegada inédita a la cima Les Arcs se hizo también con lluvia y frío.

1024×300 Flandes Zona Centro post

El paso de los kilómetros ese día, por eso, no hacia sospechar nada del terrible final que nos aguardaba.

La carrera se había saldado con sustos como la caída de Johan Bruyneel por un terraplén, el líder Stephane Heulot llorando por tener que abandonar y Laurent Jalabert hundido en grupos traseros.

Un numeroso grupo afrontaba la subida final con la expectación de dónde daría el primer, y muchas veces definitivo, golpe Indurain.

Pero no, con un pelotón desprovisto de la ropa que les había abrigado durante la jornada, llamaba la atención el dorsal uno con unos guantes gruesos, como afelpados, y manguitos a final del brazo.

Llegados a cinco de meta, nadie se movía, lo que llevó a Rominger a probar a tirar, a ver qué pasaba.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Olano, en arcoíris, miró a Indurain y se percató que iba perdiendo plazas en un momento en el que todos esperaban verle volar en solitario.

Era el inicio del poema más triste del mundo, Indurain no sólo cedía plazas, estaba descolgándose.

En una toma aérea, la tragedia tomaba forma, el campeón vigente y el segundo el año pasado, Alex Zulle, quedándose al ritmo de Tony Rominger.

Como cuenta Carlos Tiguero en su libro sobre Miguel, el navarro iba zombi, ojos hundidos, pómulos marcados y lengua seca, sequísima.

Desde Gewiss le darían un bidón, pero no le valía, sólo portaba agua, él necesitaba sales, un chute potente y certero para seguir tirando hasta la cima.

El coche de equipo viene a socorrerle, pero los desperfectos son importantes.

La peor pájara desde Sestriere 1992 había tomado forma en el momento más insospechado, cuando todos esperaban ver volar al rey.

A diferencia de la estación italiana, que se pudo maquillar con la puesta del maillot amarillo, ésta era dura y áspera, una pájara para rompernos el corazón.

El ciclo más prodigioso jamás visto en el Tour tocaba a su fin,…

Imagen: Ciclo21

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El imborrable recuerdo de Alberto Fernández

Publicado

en

DT – 2022 post

Alberto Fernández fue uno de los grandes pilares de la recuperación del ciclismo español

Yo no vi competir a Alberto Fernández, pero en todos los años que llevo de ciclismo, su nombre resuena a mi alrededor con todo el mundo hablando maravillas de él.

Fallecido repentinamente hace poco menos de 40 años, Alberto Fernández era una de las estrellas más rutilantes de la recuperación que el ciclismo español experimentó durante principios de los ochenta.

Estrella consolidada, con tres podios en grandes vueltas, con una Vuelta perdida por seis segundos, lo mejor parecía llegar para el «galleta», como le llamaban por su origen en Aguilar de Campoo, pero la muerte le aguardó en una carretera hacia su casa cuando volvía de ser reconocido como el mejor ciclista español de 1984.

Para conocer a Alberto, hemos reunido a dos personas que estuvieron muy cerca de él hasta la misma noche del fatal desenlace.

Tanto Javier Mínguez como Eduardo Chozas compartieron muchos momentos, en competición, pero también fuera de ella, y por eso nos acompañan en este relato desordenado sobre un ciclista que teníamos muchas ganas de recordar.

Por cierto que Alberto Fernández tuvo un merecido Conexión Vintage hace unos años.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Este podcast cuenta con el patrocinio de Tuvalum.com

Tuvalum es la web líder en Europa en compraventa de bicicletas de segunda mano certificadas y revisadas por mecánicos.

Si quieres vender tu bicicleta, súbela a Tuvalum y en 48 horas te la tasan y te hacen una oferta de compra directa. Ellos se encargan de todos los trámites, recogen la bicicleta en tu domicilio y te hacen el pago en tu cuenta bancaria. Sin tener que quedar con desconocidos.

Y si lo que quieres es comprar una bicicleta, en Tuvalum tienes el mayor catálogo con la mayor garantía, porque todas las bicicletas usadas son revisadas por un equipo de mecánicos y se entregan con 12 meses de garantía.

Si estás pensando en comprar o vender una bicicleta, Tuvalum.com.

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Pra-Loup mató a Eddy Merckx

Publicado

en

DT – 2022 post

Cuando Thévénet vio a Merckx descolgarse de Gimondi supo que era su momento

Divaga Carlos Arribas, en su fenomenal “Ocaña”, como el protagonista conquense hablaba de “matar a Merckx.

La obsesión del recio y moreno ciclista de Priego por el mejor corredor de la historia le hacía hablar casi en clave penal.

Al menos así lo atestiguó Arribas.

Sin embargo,  aunque Ocaña hizo besar la lona al belga, lo cierto es que no fue hasta unos años después que un francés de segunda fila llamado Bernard Thévénet, uno de los rostros míticos habituales en la presente caravana del Tour, sí hirió de gravedad al caníbal y lo hizo en una cima que se ha distinguido por ser míticamente discreta.

Porque Pra-Loup es un enclave poquísimo frecuentado por el Tour de Francia.

Shimano Sep 2022 – Post

Se sitúa en la zona meridional de los Alpes, en la Alta Provenza, quizá los menos frecuentados por la carrera y eso que ofrecen el puerto más alto jamás flanqueado, la Bonette Restefond, con sus más de 2800 metros, dejando atrás Iseran y Galibier en este ranking de las altitudes.

Cerca de Pra-Loup, un resort de esquí está Barcelonette, la localidad que marca el inicio de la subida a la mentada cima de Bonette.

Pra-Loup es un resort esquiable no muy alto sin excesiva dureza.

Desde Barcelonette parte una carretera medio llana que empieza a subir en el tercer kilómetro y rompen sus 1620 metros tras poco más de cinco kilómetros de ascensión en los que destaca el tercero, por encima del diez por ciento.

Hace poco menos de 50 años, el 13 de julio, el Tour tomaba la salida en un luminoso domingo hacia Pra-Loup.

La carrera afrontaba su última semana y lo hacía entrando por los Alpes.

Miles de personas aguardaban en las cunetas de Saint-Martin, Couillole, Champs y Allos antes de la cima final.

Millones de personas estaban pendientes de la carrera por la televisión.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Tras siete horas de carrera, Eddy Merckx manejaba el cotarro vestido de amarillo, una prenda que de conservar hasta el final le daría su sexto Tour, lo nunca visto ni entonces ni ahora, pues lo de Armstrong fue un espejismo.

Dos días antes, Merckx había sido agredido por un mal llamado aficionado. Le propinó un puñetazo en la boca del estómago como protesta ante su dominio, como si ganar fuera sencillo y fruto del capricho de un hombre.

En la ascensión final Merckx, a la estela de Felice Gimondi, caminaba destacado en tierra de nadie, la reacción por detrás la conducía Thévénet arrastrando los siempre “pestosillos” Van Impe y Zoetemelk.

El francés jadeaba, se movía graciosamente sobre la bicicleta.

Agarraba el manillar por la parte de abajo. Se refrescaba con una botella de una persona del público para acelerar sutilmente e irse solo.

De repente atisbó el horizonte y en si línea apareció el maillot amarillo.

Gimondi acababa de dejar a Merckx, Thévénet venía a cobrarse todas las facturas y todos y cada uno de los ataques que el belga había sembrado por el camino hasta el puerto final.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

El francés deja a Merckx y supera fácil a Gimondi.

En la cima gana la etapa y se pone a menos de un minuto del líder.

Lo más difícil estaba hecho. Thévénet, quien protagonizaría la primera gran confesión de dopaje de la historia, se viste de grande y el 14 de julio celebró a lo grande la fiesta nacional en el Izoard para jolgorio de Bobet.

Merckx había caído, su reinado tocó a su fin y Pra-Loup fue su tumba.

Imagen: Byenrique

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Lo + leído

X